Gobernará Morena a 32% de población oaxaqueña

Gana en 46 de los 153 municipios, arrebata al PRI la capital del estado
Compartir
08/07/2018
12:10
Juan Carlos Zavala
Oaxaca de Juárez, Oaxaca
-A +A

[email protected]

La coalición Juntos Haremos Historia, conformada por Morena, Partido del Trabajo (PT) y el Partido Encuentro Social (PES), gobernará a 32.5% de la población oaxaqueña, de acuerdo con las cifras de los cómputos municipales finales.

Esta fórmula logró el triunfo en 46 de los 153 municipios que se rigen por partidos políticos. En estos municipios, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), habitan un millón 289 mil 995 oaxaqueños, más de la tercera parte de  la población del estado  que es  de 3 millones 967 mil 889 habitantes.

Entre las alcaldías alcanzadas destaca Oaxaca de Juárez, capital del estado que actualmente es gobernada por el PRI. Además,  la coalición encabezada por Morena se impuso  en ciudades  como Huajuapan de León y  Tlaxiaco, en la Mixteca; Juchitán, Santo Domingo Tehuantepec y Salina Cruz, en el Istmo;  San Juan Bautista Tuxtepec, en la Cuenca; Pochutla, en la Costa, y  Santa Lucía del CaminoOcotlán de Morelos y  Tlacolula, en los Valles Centrales.

En contra parte a estos resultados,  el PRI sólo ganó nueve presidencias municipales y si se consideran las obtenidas  con los partidos coaligados: Nueva Alianza (NA) y Partido  Verde, o en candidatura común,  un total de 21.

Mientras que la coalición Por Oaxaca al Frente, integrada por PAN, PRD y Movimiento Ciudadano,  obtuvo el triunfo en 39 municipios, pero no lo lograron en ninguno  donde fueron por separado.

Los partidos locales  ganaron 18: Unidad Popular (PUP) nueve, el Social Demócrata (PSD) siete y el  de las Mujeres Revolucionarias (PMR) dos.  Además, dos candidatos independientes triunfaron en  San Pedro Tapanatepec y Putla Villa de Guerrero.

elecciones_2018_63325150.jpg

Participación histórica

Los logros de la coalición encabezada por Morena llegan aparejados con una participación ciudadana  histórica, de más de   70.2%, que representa  a un millón 182 mil 682 votos. De ese total, Juntos Haremos Historia  logró  33.3% de la votación en las elecciones municipales, es decir, 394 mil 591 sufragios.

Su contendiente más cercano fue el Frente, con 233 mil 625   votos, es decir,  19.7%. En  tercer lugar, con sólo 10% de la votación está la coalición comandada por el  PRI. 

En tanto,  los cómputos distritales confirmaron que los candidatos  de Morena y sus aliados   ganaron las 10 diputaciones  federales que estaban en juego y  también triunfaron en 24 de los 25 distritos electorales locales, de acuerdo con datos del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO).

El único distrito electoral que perdieron  fue el 01 con cabecera en Acatlán de Pérez Figueroa, donde ganó la coalición de los partidos PRI, PVEM y NA.

festejo_morena_63270939.jpg

“Ganó porque tomó en cuenta a excluidos por régimen del  PRI ”  

Al igual que en el resto del país, los resultados  que obtuvo el  PRI el 1 de julio en Oaxaca fueron los peores en su historia.

En 2016, en alianza con el PVEM, ganó la elección en 51 municipios, 49 de los candidatos  fueron postulados por el PRI; este año apenas gobernará  30, 21 de ellos  en alianza con otros partidos. También ganó 15 de 25 distritos electorales locales, con  13  candidatos del  tricolor, uno postulado por  el Verde y uno por  Encuentro Social (PES). En estos comicios  sólo pudo ganar uno.

Frente a esta derrota, el gran ganador en Oaxaca fue Morena y sus partidos coaligados, al hacerse con 43 municipios, 24 de 25 diputaciones locales y 10 de 10 diputaciones federales.

Para el sociólogo y ex catedrático de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), Porfirio Santibáñez Orozco, que el PRI esté en el sótano de las preferencias se debe a los resultados desastrosos del sistema político y económico neoliberal  que empezó a gestarse desde  1982 y que “generó movimientos de resistencia en diferentes partes el país, como respuesta a la polarización económica que generó, pues  producía gran cantidad de pobres y enriquecía a  empresarios y políticos”.

A ello agrega que en el PRI  se abandonaron los ideales de la Revolución Mexicana, fue el responsable de  acabar con los  derechos sociales, conquistas  laborales e  incluso   el derecho a huelga. También terminó con la garantía sobre los bienes territoriales al privatizar los bosques, los recursos minerales y de los combustibles como el petróleo, la venta del ejido y tierras comunales y recientemente el agua. “Todo puesto a la venta en el mercado”, señala.

A estos tres factores, añade las restricciones al mercado del trabajo y a la educación: “El efecto colateral fue el crecimiento de la informalidad económica, el subempleo, la falta de seguridad laboral, la exclusión de gran parte de la juventud de los centros educativos y el mercador del trabajo”. Esto formó un coctel que  el régimen no midió, “generando movimientos de resistencia localizados en gran parte del país”.

Añade  que los votantes se quedaron sin opciones políticas porque el PRI proponía “más de lo mismo” y los partidos de oposición se le sumaron e incluso aceleraron la política neoliberal con la firma del Pacto por México.

El éxito de Morena, afirma Santibáñez, radicó en que logró  aglutinar de expresiones de resistencia, que hizo a un lado radicalismos y se  volvió  pragmático, tomó en cuenta a los excluidos y al sector marginado de la economía. Juan Carlos Zavala

Compartir

Comentarios