Dejó Cué reconstrucción inconclusa en Costa

Aunque Gabino Cué reportó 781 mdp para atender las afectaciones de los sismos de ese año, hay viviendas que nunca se terminaron
El ex regidor de Pinotepa afirma que se destinaron 120 mil pesos para reconstruir casas con daño total; se levantaron con placas de unicel recubiertas con varillas y cemento. Foto: Mario Arturo Martínez / EL UNIVERSAL
12/03/2018
12:00
Juan Carlos Zavala
Pinotepa de Don Luis, Oaxaca
-A +A

[email protected]

El sismo de 7.2 grados que golpeó 33 municipios de la Costa de Oaxaca, el 16 de febrero, llegó cuando la región  aún no superaba  por completo las afectaciones de otro fenómeno similar seis años atrás. Las poblaciones aún arrastraban una reconstrucción inconclusa: viviendas sin terminar y estructuras de metal que llegaron a destiempo  y por tanto  no cumplieron la función para la que fueron adquiridas.

A las 12:02 del  20 de marzo de 2012, un sismo de  7.4 nació en las cercanías de Ometepec, Guerrero, y Pinotepa Nacional, Oaxaca, y  alcanzó 48 municipios que fueron declarados zona de desastre por la Secretaría de Gobernación (Segob).

Según el gobierno de Oaxaca, entonces encabezado por Gabino Cué, 18 mil 475 viviendas, 586 escuelas  y  dos mil pequeños comerciantes en la región  resultaron afectados por el  sismo y sus réplicas.

“Una maldad, una burla”

—Me hicieron una maldad. Me trajeron ese armazón, una malla, un poquito de grava y unos poquitos clavos de concreto. Yo les dije que esto es una burla, una burla que le hace el gobierno a la gente.

El que habla es Odilón, habitante de Lagunillas, una comunidad de Pinotepa Nacional, quien perdió   su casa por el sismo de 2012. Como apoyo del gobierno Odilón recibió una estructura de metal sostenida por cuatro tubos de una pulgada de ancho, las cuales sustituirían las columnas de concreto de su vivienda y servirían para  sostener los nuevos  muros.

También le entregaron un techo de metal y una malla para rodear la casa que debía  cubrirse con mortero; miles de familias recibieron lo mismo que Odilón. Para reconstruir las casas con daño total, el gobierno contrató a empresas que las  levantarían con placas de unicel (poliestireno)  recubiertas de varillas y  cemento.

El ex regidor de Obras del municipio de Pinotepa de Don Luis, Adolfo Mejía, detalla que el monto del apoyo a quienes recibieron  la estructura metálica se tasó en  75 mil pesos, mientras que cada vivienda reconstruida en  120 mil. A esos precios el gobierno estatal  reportó la reconstrucción y reubicación de 6 mil 815 casas, que representó una inversión conjunta con la Federación por  298 millones 591 mil 299 pesos.

whatsapp_image_2018-03-11_at_14.31.40_1.jpeg

Millones para viviendas

De acuerdo con la Segob, en 2012 se autorizaron mil 382 millones de pesos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) para la reconstrucción estatal. De ese total  327 millones correspondieron a las declaratorias por el sismo y sus réplicas; 528 millones  a las declaratorias por el huracán Carlotta. Los más de 490 millones  restantes se aprobaron para otros desastres naturales de ese año, como lluvias severas, movimientos de laderas y un segundo sismo.

En total, la Segob reportó que la inversión total  para atender  toda esa destrucción fue de 2 mil 891 millones 551 mil 147 pesos, aportados entre los gobiernos federal y estatal: 371.8 millones sólo para viviendas. 

Esas cifras difieren a las reportadas por el ex gobernador Gabino  Cué, quien en su segundo informe aseguró que por todos  esos desastres se reconstruyeron 34 mil 5 viviendas, 293 caminos, 70 sistemas de agua, 304 espacios educativos, 19 espacios de salud y 10 edificios patrimoniales. “Resarcir los daños de esos fenómenos naturales demanda una inversión estimada de 3 mil 412 millones 800 mil pesos para la  reconstrucción, los cuales se reportaron al Fonden: 781 millones 300 mil pesos por los sismos y 2 mil 631 millones 500 mil pesos por los fenómenos hidrometeorológicos”, precisó.

whatsapp_image_2018-03-11_at_14.31.40_2.jpeg

Casas de unicel

En temporadas de lluvias la casa de Obdilia Santos Hernández  parece una esponja que absorbe en su totalidad el agua que cae del cielo, lo que hace imposible vivir en su interior. Se trata, explica, de una de las viviendas que tras el sismo el gobierno reconstruyó a base de unicel.

—El techo que tiene también es de unicel y tiene una capita de loza. Eso se rompe y cuando llueve parece coladera, asegura.

Pero el problema de Obdelia  no se compara si se mira  a aquellas viviendas que dejaron inconclusas: sólo el muro de unicel y la malla de varillas, sin  la capa de cemento. En estas casas, explica la mujer, las gallinas se comen el unicel y hay muchas que ya tienen hoyos enormes.

En Pinotepa de Don Luis, según explica el ex regidor de Obras, Adolfo Mejía, el Fonden  dio un plazo de 72 horas para realizar el  censo de los daños causados por el sismo  de 2012. En ese   tiempo lograron contar más de 750 casas con afectaciones: 329 con daño total y unas 425 con daño parcial. 

whatsapp_image_2018-03-11_at_14.31.40_3.jpeg

A pesar de ese censo, el gobierno sólo  reconstruyó totalmente   159 viviendas, 37 de las cuales quedaron  inconclusas, de acuerdo con Miguel Martínez Merino, quien entonces era el presidente municipal.  Otras  150 familias  recibieron las estructuras de metal de 75 mil pesos.

“Hubo casas que se censaron  fuera de tiempo porque no nos dio tiempo pasar por la lejanía, se peleó y  el gobernador otorgó material de construcción  para 37 familias; se  les  apoyó con 20 bultos de cemento y láminas rojas de asbesto”, dice el ex edil.

Estos apoyos, según el  informe de Cué, eran parte de un programa de suministro de materiales de construcción con el que se repartieron 178 mil 635 láminas en  32 municipios, lo que representó un gasto de  4 millones 500 mil pesos, más otros  182 millones 400 mil pesos para atender mil 520  familias, los cuales salieron de los  fondos de CONAVI/FONDEN. Además,  la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) transfirió 71 millones para que el gobierno estatal levantara  592 viviendas  y otros  89 millones 200 mil pesos más para atender  743 casas más.  

A pesar de todos esos recursos, el apoyo a quienes tuvieron daño parcial, explica el ex regidor,  sólo consistió  en láminas galvanizadas con protección térmica para que no se calentaran mucho las casas. Esos techos se montarían  en las  estructuras metálicas, las cuales llegaron demasiado tarde, cuando las familias ya habían reparado como pudieron sus hogares.

 El resultado fue que las estructuras que costaron miles de pesos  ya no se emplearon   para sostener los muros de las casas afectadas por el sismo, por lo que las empresas proveedoras intentaron recogerlas.

whatsapp_image_2018-03-11_at_14.31.47.jpeg

 “Nosotros sometimos a la empresa para que dejara el material, aunque sea en otro espacio. Hubo sesión de cabildo para aprobar que la construcción quedara aunque sea en otro lugar de la casa o en otro espacio si ya repararon sus casas”, relata Adolfo Mejía.

Ante el retraso en los trabajos, las autoridades municipales apoyaron con sus propios recursos a las empresas para que culminaran la construcción de las viviendas y la instalación de las estructuras.

A pesar de   ello, una de las empresas dejó  los trabajos abandonados, no pagó el salario de sus trabajadores, quedó a deber dinero al ayuntamiento y dejó el material de construcción tirado en diferentes calles del municipio, mismo que a cuatro años del sismo aún continúa ahí abandonado, como lo constató EL UNIVERSAL.

Comentarios