“Deyabú”, un sueño que se materializa con talento y trabajo

Hace un mes y medio, la agrupación lanzó el sencillo Tribú Zapoteca, mismo que tuvo como inspiración el beisbol y al equipo local del rey de los deportes, “Los Guerreros” de Oaxaca
Compartir
Deyabú surgió como una inquietud de amigos de la escuela para conformar una banda; se han presentado en el Auditorio Guelaguetza y fueron teloneros de los Ángeles Negros en Zimatlán de Álvarez. (MARIO ARTURO MARTÍNEZ. EL UNIVERSAL)
14/02/2018
06:41
Christian Jiménez
Oaxaca de Juárez, Oaxaca
-A +A

 

Con Fer y Ángel en las guitarras y voces; Christian  en los teclados, Alejandro en la batería y Joaquín en el bajo, “Deyabú”, es un proyecto musical, producto de un sueño que poco a poco se ha ido cristalizando en los escenarios oaxaqueños.

Fer explica que el camino de la banda inició en 2013, cuando él y Joaquín eran compañeros de la preparatoria y conversaron sobre el objetivo en común de iniciar un proyecto musical al que, poco tiempo después, se unió el talento de Alex y Ángel, para complementarse por último con las habilidades de Christian.

En cuatro años de carrera, “Deyabú” se ha presentado en diferentes teatros de la ciudad, el auditorio Guelaguetza, el zócalo capitalino, el Paseo Juárez, el Jardín El Pañuelito y recientemente, en el Certamen de Señorita Puerto Escondido, en la Costa oaxaqueña. Sus incursiones en los escenarios, les dieron la oportunidad de, el 23 de enero de 2018, fungir como teloneros de “Los Ángeles Negros”, en un concierto ofrecido en Zimatlán.

mm11012017015.jpg

El deyabú

"La palabra deyabú, hace referencia a algo ya visto", acota Fer. Antes de formar la banda, Joaquín, el bajista, se soñó con Fer y otra persona ensayando una actuación musical, poco tiempo después, la escena del sueño se hizo real en uno de los primeros ensayos que los primeros dos integrantes tuvieron con Christian, entonces, supieron que se trataba de "algo mágico".

El 9 de noviembre de 2013, la banda ya consolidada inició su carrera ofreciendo al público una propuesta de rock pop. El primer álbum titulado "Rayo de sol" se compone de piezas que exploran sonidos eléctricos, y a futuro, los jóvenes consideran complementar sus sonidos con un sintetizador."Queremos tomar en cuenta algo más electrónico, más contemporáneo", añade Alex.

mm11012017013.jpg

Sabor a Oaxaca

Hace un mes y medio, “Deyabú” lanzó el sencillo Tribú Zapoteca, mismo que tuvo como inspiración el beisbol y al equipo local del rey de los deportes, “Los Guerreros” de Oaxaca, canción que le ha dado popularidad a la banda en el estadio “Eduardo Vasconcelos”, donde el sencillo se reproduce constantemente.

La idea surgió por su afinidad al beisbol y tras uno de los partidos, alguien sugirió crear un tema sobre la escuadra guerrera, para fortalecer su identidad. El sencillo fue presentado ante la directiva del equipo, que aceptó el tema y le dio difusión desde la final que se disputó hace algunas semanas en contra de los “Diablos Rojos”.

Dos años antes, escribieron “Mi Tierra del Sol”, un sencillo que explora sonidos folk para hablar sobre las tradiciones y cultura de Oaxaca, mismo que dio pie para que “Deyabú” tocara en el auditorio Guelaguetza.

"Hicimos esa canción y la presentamos ante representantes del auditorio, les gustó porque habla de nuestra cultura y fue como nos abrimos camino para presentarla", indica Fer.

mm11012017014.jpg

Talento compartido

Las canciones, acotan los integrantes del grupo, son producto de un trabajo en conjunto, que inicia con una lluvia de ideas que ha resultado en piezas completas. "La inquietud de tener una banda de rock, la compartimos los cuatro, queríamos presentarnos en bares para tocar la música que nos gusta... con el tiempo la idea fue creciendo y tuvimos el objetivo de profesionalizar nuestro proyecto y tener música que exprese nuestra personalidad y una propuesta propia", asegura Alex.

Por su parte, Christian resalta que tanto su primer disco, como sus videoclips, disponibles en redes sociales, son el resultado de su crecimiento como banda y de un camino lleno de riqueza cultural que han recorrido juntos.

mm11012017016.jpg

Trabajar para invertir

El camino recorrido por los integrantes de la banda, cuyas edades oscilan entre los 19 y los 23 años, no ha sido fácil, pues han tenido que trabajar tocando los fines de semana en distintos bares de la capital para poder sustentar su proyecto. Actualmente se presentan en Alambique, ubicado en la calle Alcalá, en el centro de la ciudad, los jueves, viernes y sábados.

Ángel admite que ser músico es muy complicado, pues cuando comenzaron a hacer su propia música incluso tuvieron que adquirir algunas deudas para poder costearla, sin embargo, ahora cuentan con el respaldo de un productor y un manager que orientan el proyecto de manera apropiada.

Las opiniones positivas sobre su trabajo, en las que el público manifiesta su interés por seguir conociendo lo que hacen, ha motivado a “Deyabú” a seguir trabajando en un segundo material discográfico que será lanzado próximamente.

El proyecto juvenil es seguido en redes sociales por más de mil personas de diferentes edades que siguen de cerca su desempeño musical. "Para nosotros es satisfactorio y es reciproco, porque damos lo máximo y recibimos lo mismo de la gente", añade Christian. 

Por su parte, Alex precisa que el trabajo de la banda está disponible en diversas plataformas como Youtube, donde tanto sus videos musicales y algunos video blogs están disponibles para los fans, así como en Facebook y Twitter como Deyabuoficial. No obstante, en ITunes, Apple Music y Spotify, el material discográfico puede disfrutarse desde hace varios meses.

Compartir