Casi 80 mil, los niños y niñas que nadie educa en Oaxaca

No hay proyectos integrales para que los que trabajan accedan a la escuela
Compartir
Érika, de 9 años, se dedica a hacer malabares en los cruceros. La socióloga Claudia Ramírez explica que aquellos que trabajan sólo piensan en sobrevivir. EDWIN HERNÁNDEZ. EL UNIVERSAL
30/04/2018
08:10
Lizbeth Flores
Oaxaca de Juárez, Oaxaca
-A +A

Está descalza sobre el asfalto. Sus pies y su rostro revelan la marginación  que vive. Son las nueve de la mañana, y con tres limones hace malabares frente a decenas de automóviles en las calles de la ciudad de Oaxaca, a cambio de una moneda. Es Érika, de nueve años de edad.

A unos tres metros y detrás de un vehículo está María, de 12 años, quien dice ser hermana de Érika, a quien vigila que trabaje. Las dos son originarias de Chiapas y de su llegada a Oaxaca guardan silencio. Aseguran que sus padres murieron hace cuatro años.

Ninguna de las dos, a su edad, estudia, no saben leer ni escribir. Incluso, la más pequeña desconoce las vocales.

¿Les gustaría ir a la escuela?, se les pregunta. Tímidas, sólo levantan los hombros y así expresan no saber. Evitan decir con quién viven, quién las cuida, qué comen y  a quién le entregan  el dinero que ganan en la calle.

Artículo
Se trata de niños que trabajan en la capital del estado, sus tratantes son principalmente familiares, afirma fiscalía
Indagan 50 casos de explotación laboral infantil en Oaxaca Indagan 50 casos de explotación laboral infantil en Oaxaca

Como Érika y María, en Oaxaca existen al menos 994 mil 490 menores de edad, 79 mil 925 niños y adolescentes no estudian, de acuerdo con los indicadores de la población infantil registrados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en 2015.

Del total de menores, 102 mil 712 trabajan, pero 95 mil 871 lo hacen en actividades no permitidas como el sector agrícola y, a pesar de ello, 56 mil 949 laboran sin recibir un salario.

Sólo unos 19 mil 513 niños y adolescentes han cobrado un salario mínimo por jornadas diarias que superan las 14 horas.

En Oaxaca este fenómeno representa 9.6% de tasa de ocupación infantil no permitida y 8% de tasa de inasistencia escolar. Al resto ni siquiera le pagan.

Artículo
Para eficientar procesos de protección a niños y adolescentes se necesita el triple de los recursos asignados, dice sistema estatal
“Somos responsables de garantizar sus derechos”“Somos responsables de garantizar sus derechos”

Sin opciones

La situación se agrava porque en el estado, además de que no existe un proyecto integral y efectivo de enseñanza para los niños que laboran, tampoco ellos están en las condiciones adecuadas para estudiar, debido a la pobreza, violencia, desnutrición y al cansancio provocado por el trabajo que hacen, explica la socióloga Claudia Ramírez Izúcar.

La especialista detalla que para un niño y adolescente no es sencillo combinar el trabajo y el estudio porque significa para ellos no tener descanso.

Además, tampoco su alimentación es la adecuada para que crezcan sanamente, lo que ocasiona también problemas en su salud e impide su desarrollo educativo.

Tal es el caso de  migrantes jornaleros, como los que llegan a los campos de la Cuenca del Papaloapan, donde los niños empiezan a trabajar desde los seis años de edad,  sin recibir un pago.

Su situación, explica, les impide anhelar en estudiar porque lo único que les permite es en pensar cómo sobrevivir, y para ello pasan más de 10 horas diarias en los campos de caña ayudando a sus padres para tener qué comer.

“Si no trabajas, pues no comes, cuando se trata de sobrevivir necesitas tener lo básico, por eso mismo la familia mete a la dinámica laboral a las niñas y niños. Se trata de un problema multidimensional”, concluye la socióloga y   también autora del libro “La niñez jornalera. Educación y trabajo”.

 

Compartir

Comentarios