Ixtaltepec, el más avanzado en su reconstrucción después del sismo

A 11 meses, este municipio istmeño se alza paulatinamente; altos costos en materiales, pero también han recibido ayuda solidaria
Roselia Chaca / EL UNIVERSAL
11/08/2018
08:51
Roselia Chaca
Asunción Ixtaltepec, Oaxaca
-A +A

De los 35 municipios que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano  (Sedatu) censó con daños por el sismo del 7 de septiembre de 2017, Asunción Ixtaltepec fue el que ocupó el cuarto  lugar con  más damnificados, después de Juchitán de Zaragoza, Santo Domingo Tehuantepec y Ciudad Ixtepec,  con dos mil 974 afectados.

A 11 meses del terremoto, este municipio de la región del Istmo es el que lleva un 80 por ciento de avance en la reconstrucción, convirtiéndose en el  más avanzado con 700 casas terminadas y habitadas, según el registro de la Regiduría de Obras Públicas  del ayuntamiento que encabeza Oscar Toral.

ixtaltepec_3.jpg

De acuerdo con los datos oficiales de la administración local, fueron demolidas 920 casas con pérdida total  de los mil 623 que la Sedatu clasificó.

En este municipio, la Dirección de Obras Públicas informó que las restantes casas que están aún en construcción llevan un avance del 70%, por el sistema de autoconstrucción y a través de constructoras.

Además de que intervinieron fundaciones y organizaciones civiles en el proceso de rescate de inmuebles tradicionales e históricos y en la construcción de nuevas viviendas alternativas.

La Fundación Harp Helú apoyó en la reconstrucción de tres viviendas, el mercado público y la Casa del Pueblo, estas últimas están en el proceso y en un avance del 50%, mientras que el proyecto MX917 de la Red Global de Talentos MX, hizo la “casa panal”  o de bioconstrucción con un valor de 230 mil pesos.

ixtaltepec_4.jpg

Los evangélicos menonitas construyeron 200 casas provisionales de láminas; la compañía Delher y Permacultura hicieron  el prototipo de  casa de fibra de coco, entre otras iniciativas.

Además, la autoridad municipal a través del programa “Fuerza Yaati” construyó  con las tarjetas Fondo Nacional de Desastres (Fonden) tres viviendas completamente gratis a tres familias que perdieron todo, cada vivienda con un valor de 400 mil pesos.

Les entregaron también 500 mil bloques de concreto a cada familia damnificada que participó entregando su cemento y recibiendo la cantidad de mil unidades; también se ayudó en colados y tequios con 30 albañiles.

Además, es el único municipio en la región que demolió su palacio municipal por los daños que sufrió y representar un peligro para la población, el inmueble aún está en etapa de anteproyecto.

ixtaltepec_1.jpg

Vivienda concluida

Natalia Bante Montaño, de 79 años de edad, es una de las 700 personas que logró construir su casa antes de un año, mucho por ser la madre de Martín Toledo Bante, uno de los muertos del terremoto, así como por haber perdido  todo su patrimonio.

En un enorme predio, ella, su hija y su nuera les construyó la autoridad municipal las únicas tres casas gratis con el programa “Fuerza Yaati”; sólo tuvieron que dar dos tarjetas del Fonden.

Las casas no son tradicionales como las que tenían, pero les da desde el mes de enero un  cobijo, ya que con los 120 mil pesos del apoyo federal no lograrían  ni siquiera el techo de una casa pequeña.

“Si no fuera por la ayuda, no tuviéramos una casa concluida, ni pintada, estaríamos a lo mucho en obra negra, porque todo encareció y los 120 mil pesos no alcanzó”, explica Amanda Toledo, la hija beneficiada.

Las casas no concluidas

Antonia Jiménez Mariscal perdió su vivienda de dos plantas, pero después del sismo y de acuerdo con su presupuesto, decidió construir de una sola planta.

Pero en estos 11 meses de reconstrucción ha invertido alrededor de 300 mil pesos sólo en pura obra negra; vivienda con techo, piso y repello, para concluirla necesita otros 100 mil pesos, por lo que hará un alto en la construcción, pero para ella es un avance el 80% de la obra.

A su lado, su vecina Levit Jiménez construyó una vivienda más pequeña de tres cuartitos, una salita, baño y cocina.

La obra negra sin repello ni piso tiene un costo de 150 mil pesos; para terminarla necesita otros 100 mil pesos, dinero que no tiene, pues es madre soltera con cuatro hijos; se sostiene con la venta de atole y limpieza de casas.

“Al menos ya tengo un techo seguro para resguardarme con mis hijos y mi madre, no tiene piso, no está repellado, no tiene puertas ni ventanas, pero ya tenemos un techo. Durante 11 meses vivimos en una casa de lámina que nos dieron los menonitas, ahí pasamos frio y calor. Ahora parar y seguir juntando dinero para terminar”, comenta.

Las casas realizadas bajo el sistema de  autoconstrucción  en ese municipio, dependiendo del tamaño, tuvieron un costo de  entre 200 mil pesos a 600 mil pesos.

 

 

Comentarios