Una zona arqueológica que se mantiene en pie