“Plantón” magisterial, entre chachacuales y desolación