Los “diablos” andan sueltos, en Tilcajete