La vela de los muxes, de la clandestinidad a imponer respeto