El juguete de madera se resiste a desaparecer en Oaxaca