Mujeres oaxaqueñas rescatan el oficio de hilar con seda