La felicidad infantil puede costar sólo 50 pesitos

Juguetes tradicionales de madera son elaborados en diferentes regiones del estado para venderlos en la capital, con el objetivo de hacer felices a los más pequeños del hogar
Compartir
Fotos: Edwin Hernández / EL UNIVERSAL
06/01/2018
03:49
Christian Jiménez
Oaxaca de Juárez, Oaxaca
-A +A

La felicidad de un niño cuesta unos 50 pesitos, asegura Pedro Vásquez, vendedor de juguetes tradicionales de madera que a diario ofrece trompos, baleros, carros, tambores, sonajas y otros productos que, asegura, tienen por objetivo hacer felices a los más pequeños del hogar.

Los juguetes son traídos de diversas regiones del estado, como la Mixteca, la Sierra y el Istmo; para el vendedor es importante buscar a productores locales, "es una forma de ayudarnos a todos" sentencia y añade que tras las afectaciones que los sismos del mes de septiembre dejaron en la economía de los oaxaqueños, las cadenas de apoyo productivo sirven para levantar la economía de decenas de familias que se dedican a la actividad artesanal.

juguetes_de_madera_1.jpgPedro Vásquez, vende juguetes de madera como trompos, baleros, carros, tambores, sonajas y otros, hechos por productores locales.

Aunque se instala a diario, reconoce que, durante la temporada decembrina, las ventas sonríen a quienes se dedican al comercio, "aquí vienen los Reyes a surtir las cartas, los juguetes favoritos son los trompos y los baleros", indica.

A don Pedro le compra todo tipo de gente, asevera que el poder adquisitivo no tiene nada que ver con la preferencia hacia los juguetes tradicionales, pues quienes van, son personas que prefieren artículos básicos, sencillos y didácticos que además apoyan a la economía local.

"Aunque hay muchos vendedores que traen sus productos de otros estados como Puebla, nosotros intentamos buscar a otros oaxaqueños de localidades como Miahuatlán, donde viven los fabricantes de tambores, o de San José Tenango, donde se hacen los coches de madera", dice.

juguetes_de_madera_3.jpgLos daños en la economía de los oaxaqueños a raíz de los sismos de septiembre de 2017, hicieron que Pedro buscara a productores locales para apoyarlos en sus ingresos.

Asimismo, señala que, como parte del apoyo a las finanzas familiares, intenta mantener los precios en un rango que va desde los 30 pesos por una sonaja o hasta 650 por un torton de madera.

Compartir

Comentarios