Se encuentra usted aquí

Dirigentes sindicales son poco productivos

Los senadores que son también líderes de organizaciones de trabajadores son los menos productivos, tienen un pobre desempeño, acumulan ausencias y casi no participan en discusiones importantes en la Cámara Alta
Compartir
03/12/2017
06:50
Alberto Morales
Ciudad de México
-A +A

Los senadores que son dirigentes sindicales como Joel Ayala, Isaías González, Tereso Medina, Armando Neyra Chávez y Carlos Romero Deschamps tienen algo en común: acumulan ausencias, tienen escasa participación en tribuna y realizan poco trabajo legislativo, aunque reciben 117 mil 440 pesos mensuales de salario igual que los demás.

Son legisladores del PRI, líderes sindicales y además se caracterizan por su poca asistencia a las sesiones del Senado porque no suben al pleno y su trabajo en comisiones apenas se nota, aunque reciben las mismas prestaciones y tienen acceso a los privilegios que brinda ser senador.

Carlos Romero Deschamps, líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), nunca ha subido a tribuna; y en sus cuatro años de legislador sólo ha presentado 14 iniciativas.

El senador Armando Neyra Chávez, es líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), es legislador desde 1982; solamente ha suscrito una iniciativa en sus cinco años como senador.

Joel Ayala Almeida, líder de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), ha sidolegislador desde el año 1979 al 2009 y ahora como Senador de la República por la vía plurinominal, ha promovido tres iniciativas con sus compañeros de bancada y suscrito otras cinco.

En la lista sigue Isaías González, secretario general de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), ha promovido tres iniciativas y  suscrito ocho más; así como su compañero Tereso Medina Ramírez, líder de la CTM en Coahuila;  ha promovido una iniciativa y suscrito tres más con sus compañeros legisladores.

Para el doctor Luis Carlos Ugalde, director de Integralia una consultaría que  evalúa el trabajo del Congreso, depende qué legislador se trate.

Señaló que el senador Joel Ayala durante los últimos 10 años ha sido uno de los legisladores, ya sea “como diputado o senador, de más pobre desempeño, porque siempre aparece en el peor de los lugares en todas las dimensiones que se mida.  Él  no ha sido un buen legislador”, explicó.

El ex consejero presidente del IFE dijo que los espacios que ocupan los libres sindicales son parte de los cargos que dan los partidos a cambio de apoyos.

“Muchas veces la mayor parte de los legisladores no hacen el trabajo para el cual fueron electos que es producir buenas leyes y hacer un trabajo de supervisión del poder ejecutivo, esas son las principales funciones, de los legisladores. Pero  sean o no líderes obreros no hacen ese trabajo”, sostuvo.

Diego Díaz Iturbe, director de Impacto Legislativo, coincidió en que  sus espacios responden al corporativismo que el PRI atiene sobre los sindicatos.

“Fueron una ficha muy clave en las reformas estructuras, en particular el sindicato de Pemex en la reforma energética y la CTM en la reforma laboral, básicamente en mantener una posición de quedarse callados y apoyarla”, sostuvo.

Explicó que en la reforma energética Romero Deschamps nunca subió a hablar en tribuna cuando  era una cuestión que le iba a golpear a su sindicato.

“Se quedó callado, en contraste la líder sindical que no se alineó a los intereses del Pacto por México fue Elba Esther Gordillo y se le presentaron cargos legales en su contra”, resaltó.

Consideró que estos liderazgos no son necesarios para el país porque no aportan a la Legislatura, ni defienden a sus agremiados, nada más ocupan espacios y fueros. Sin embargo, expresó que son necesarios para los partidos y estos puedan contar con los números suficientes en las leyes o reformas estructurales que ya se votaron.

Díaz Iturbe aseguró que debe pensarse  en una mejor forma de evaluarlos para que aquellos que no tengan un mínimo de participación y asistencia en comisiones, si no sirven que se vayan.

Fernando Dworak, maestro en Estudios legislativos en la Universidad de Hull, Reino Unido, manifestó que los senadores que son líderes sindicales están ahí, no tanto porque sean técnicos, expertos o legisladores activos, sino porque son necesarios para la gobernabilidad del PRI.

“El PRI no los tiene por ser titulares de un gran pacto corporativo, sino que además de todo, a través de ellos y lo que representan se tejen las nuevas leyes como del Derecho Laboral”, puntualizó.

Advirtió que personas que no aparecen en escena, que no están bien evaluados en criterios cuantitativos, como los otros, pero en las reformas importantes como la laboral o la energética, tiene que pasar por ellos, pueden modificar las leyes por el boicot que podrían hacer, si esas iniciativas pasan por encima de ellos.

Asistencia a sesiones.

De acuerdo con el registro de asistencias que lleva el Senado en su página web de las 350 sesiones que ha llevado a cabo la Cámara Alta, hasta el pasado 23 de noviembre, el senador Joel Ayala ha asistido  a 62% de ellas.

Ha pasado lista en 216 sesiones; justificado 130 de sus ausencias y  en una ocasión le han descontado un día de su dieta por una ausencia la cual no pudo justificar.

El líder petrolero Carlos Romero Deschamps tiene registradas 315 asistencias, pero ha justificado 27 se ausentó en tres ocasiones, ha faltado  en cuatro ocasiones por comisiones oficiales.

Isaías González sólo se ha presentado  en 303 ocasiones , ha justificado 42 ausencias y ha faltado cuatro veces con motivo de comisiones oficiales.

El senador Tereso  tiene registradas 98 asistencias, tres ausencias justificadas y ocho ausencias por comisiones oficiales.

El senador Armando Neyra tiene registradas 348 asistencias al pleno y sólo dos ausencias justificadas.

 

Compartir

Comentarios