Ninguna ley reprime al pueblo, afirma López Obrador en Oaxaca

Durante su visita a Loma Bonita, Oaxaca, el precandidato de Morena señaló que la única forma de acabar con la delincuencia y la violencia, es a través de la generación de empleos para los jóvenes y apoyo al sector agrícola
Foto: Yuridiana Sosa / EL UNIVERSAL
20/12/2017
09:06
Yuridiana Sosa
Loma Bonita, Oaxaca
-A +A

Ni la Ley de Seguridad Interior ni ninguna otra que exista reprimirá al pueblo cuando Morena llegue a la Presidencia de la República, aseguró el precandidato de la coalición “Juntos haremos historia” (Morena-PT-PES), Andrés Manuel López Obrador, durante su visita por la región de la Cuenca del Papaloapan.

Ante cientos de oaxaqueños que lo rodearon a su paso, López Obrador apuntó que la ley recientemente aprobada en materia de seguridad no le preocupa tanto “porque el próximo comandante de las fuerzas armadas no va a ordenar, nunca, la represión”.

Sobre la posibilidad de echar abajo el nuevo mandato legal, el líder del Movimiento de Regeneración Nacional indicó que habría de estudiar qué es lo que más conviene; sin embargo, enfatizó en que “no hay ninguna ley que autorice reprimir al pueblo”.

Ante miles de lomabonitences, comunidad oaxaqueña colindante con Veracruz, expuso que la única forma de acabar con la delincuencia y la violencia, como la que azota a este municipio y otras ciudades de la Cuenca, es a través de la generación de empleos para los jóvenes y apoyo al sector agrícola.

Acompañado de los representantes de Morena en el estado y en diversos municipios de esta región al norte de Oaxaca, el precandidato  arribó al encuentro con sus simpatizantes cerca de las 18:00 horas, quienes esperaron por tres horas de pie sobre la calle 16 de septiembre en el centro de la ciudad.

Con banderas de las diferentes organizaciones que respaldan la coalición de Morena, Partido del Trabajo (PT) y de Partido de Encuentro Social (PES),  los cuenqueños y pobladores de municipios vecinos del estado de Veracruz, como de Acayucan, Chacaltianguis y Ciudad Isla, se entregaron a López Obrador.

“Ustedes saben que tengo interés especial en esta región de Oaxaca, mi padre era de la Cuenca”, pronunció el precandidato al inicio de su intervención, lo que le valió cientos de aplausos y gritos que se acompañaron de una banda.

El morenista se comprometió a gobernar con especial empeño en el sur y sureste de México, en el que subrayó la pobreza a pesar de la riqueza natural que posee.

A los productores y campesinos que trabajan el cultivo de la piña, así como al sector ganadero, López Obrador prometió mayores apoyos, pues de ser presidente todos aquellos recursos destinados a altos salarios los destinará a los sectores más desprotegidos.

Es así como también hizo énfasis en el tema de acabar con la corrupción y dar más apoyos a los adultos mayores, quienes estuvieron presentes en la actividad de precampaña.

“Loma Bonita, no hay que perder la fe, hay que revelarnos y romper con el mito del que nace pobre muere pobre. Vamos a hacer historia, ayúdenme a orientar a la gente”, manifestó el aspirante a presidente de México para concluir su discurso.

Por la mañana, el precandidato estuvo presente en Huautla de Jiménez, en la región de la Cañada, donde recibió el respaldo de los pueblos indígenas de la sierra mazateca.

En ese municipio, López Obrador se comprometió a gobernar para que los pueblos indígenas superen las desigualdades sociales.

Antes de su última parada en Loma Bonita, también visitó el municipio de Jalapa de Díaz, de la región de la Cuenca,  donde también se le conoce como zona del Alto Papaloapan.

López Obrador prometió a la comunidad indígena de esta región a concluir el hospital, además de poner al alcance de los jóvenes una universidad.

Comentarios