2017, el año más letal para las mujeres

En Oaxaca van 431 casos de agresiones contra ellas, acusa organización; desde la llegada de Murat se han registrado 126 feminicidios
Compartir
Foto: Edwin Hernández / EL UNIVERSAL
01/01/2018
12:41
Christian Jiménez
Oaxaca
-A +A

[email protected]

“No estoy desaparecida, estoy huyendo de esa persona”, denunció Blanca Toledo en un video difundido a través de redes sociales, en el que expuso su caso: vivió violencia en el núcleo familiar, infringida por su esposo, con quien se casó hace tres años.

El de Blanca es sólo uno de los 431 casos de agresiones contra mujeres documentados por la organización Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad en Oaxaca. Los datos están disponibles en un portal recién lanzado por la asociación y otros organismos, a fin de visibilizar que  la violencia de género es una situación que en Oaxaca va en crecimiento.

Uno de los indicadores de este incremento son los feminicidios, que sólo en 2017 sumaron 123, y que alcanzan 126 si se cuentan desde que inició el sexenio de Alejandro Murat —en diciembre de 2016—. Se trata, indican las cifras, del año más letal para las mujeres, al menos desde 2005. No obstante, la Fiscalía General del Estado difiere, pues prefiere llamarlos “muertes violentas de mujeres” y sólo reconoce la mitad de ellos como dicho delito.

Artículo
Aquí hacemos un recuento de los sucesos más violentos que marcaron al país
Los asesinatos que marcaron 2017, el año más violentoLos asesinatos que marcaron 2017, el año más violento

Blanca, prófuga de la violencia 

El 24 de noviembre pasado las alarmas se encendieron. La Fiscalía emitió un cartel de búsqueda por la desaparición de Blanca y de su hijo de dos años. La información oficial señalaba que había sido vista por última vez el 5 de noviembre, en el fraccionamiento Santo Domingo, Etla. Pasaron 19 días para que su ausencia se hiciera pública y 11 más para que Blanca venciera el miedo y diera señales de vida.

El testimonio de Blanca, de 28 años, se dio a conocer el 5 de diciembre. En el video confiesa que, junto con sus dos hijos, está en un albergue para mujeres en situación de violencia y que está ahí debido a la falta de atención de las autoridades, pues aunque interpuesto una demanda por violencia intrafamiliar, sólo fue referida al psicólogo; el temor por su vida y la de sus hijos, afirma, fue lo que la obligó a huir. Aunque Blanca está a salvo, en el estado no todas las mujeres corren con la misma suerte. De acuerdo con datos de Consorcio disponibles en el micrositio “Violencia Feminicida en Oaxaca”, durante 2014 Oaxaca ya ocupaba el tercer lugar a nivel nacional en feminicidios, sólo detrás del Estado de México y el Distrito Federal.

Pero no sólo es la recurrencia, también es la forma. El Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio ha manifestado su preocupación porque en Oaxaca 50% de los asesinatos de mujeres se cometieron con arma de fuego, cifra que rebasa la nacional que fue de 16% entre 2011 y 2013.

Las organizaciones sociales y la Fiscalía General del Estado coinciden en que los casos de feminicidio derivan de un ambiente de violencia en el que la integridad de las mujeres, al igual que su vida, permanece en riesgo constante.


Artículo
De Chiapas a Ciudad Juárez, prevalece uno de los fenómenos más negativos de nuestra sociedad
La violencia contra las mujeres, imparable en 2017La violencia contra las mujeres, imparable en 2017

La representante de Consorcio, Yésica Sánchez Maya, asevera que históricamente, los gobiernos no han documentado debidamente los casos de violencia y feminicidios, “hay una intención política de invisibilizar los casos de violencia y no se está dando la atención necesaria, ni el seguimiento a los casos de violencia para evitar muertes”, afirma.

Según las activistas, esta situación es consecuencia  de acciones gubernamentales insuficientes para atender satisfactoriamente los casos que se denuncian que, a su vez, son considerados como violencia institucional. Detrás de cada caso no atendido, explican, hay carencias en procesos, en presupuesto y personal que impiden que las dependencias garanticen la protección a las mujeres que viven violencia.

El debate de la cifras

Las organizaciones que lanzaron la plataforma para documentar la violencia de género coinciden en señalar una responsable por la falta de acciones que garanticen la seguridad y la vida digna de las oaxaqueñas. Se trata de  la fiscal especializada en Delitos cometidos contra la Mujer por Razón de Género, Rosario Villalobos Rueda, quien ya presentó su renuncia al cargo, que será efectiva el 1 de enero.

print_54202390.jpg

“La actuación de la dependencia no corresponde a la gravedad del problema, lo que repercute en que no haya cifras adecuadas sobre la violencia feminicida”, sostiene Sánchez Maya. Prueba de ello, dice, es la creación reciente de un Comité Interinstitucional de Atención al Feminicidio, lo cual se realizó sin aprobar un nuevo protocolo para actuación policial y pericial del nuevo Sistema de Justicia Penal.

Las organizaciones solicitaron dicho protocolo  para verificar que garantice el ejercicio legal apropiado en las investigaciones de casos de violencia de género, pero nunca les fue entregado. Lo anterior, señalan, evidencia una simulación en la impartición de justicia, que sucedió también cuando el Instituto de la Mujer Oaxaqueña migró a una secretaría que no cuenta ni con el  presupuesto, ni los recursos suficientes para prevenir la violencia. Es por esa razón que las activistas exigen que en los protocolos se consideren feminicidios todos los casos de muertes violentas de mujeres en la entidad.

Artículo
Según un estudio, casi la mitad de las mujeres asesinadas en 2016 perdieron la vida por armas de fuego y aumentan los apuñalamientos, incineraciones y estrangulamientos
Se incrementa la saña en asesinato de mujeres jóvenes en el paísSe incrementa la saña en asesinato de mujeres jóvenes en el país