Gana crimen batalla a Fuerza Especial de Seguridad en el Istmo

Ningún resultado se ha logrado con operativo especial, en que participan 500 policías federales y estatales, además de diversas instancias
Especial
04/08/2018
09:29
Ismael García
Oaxaca de Juárez, Oax.
-A +A

Fosas clandestinas con cuerpos humanos en Matías Romero; ejecuciones y asaltos continuos en Juchitán; robo de cajeros en Jalapa del Marqués --el más reciente el 1 de agosto--, Xadani y Juchitán; robo a mano armada en transporte público, feminicidios y al menos una veintena de homicidios --el más reciente hoy en Tehuantepec--, es el saldo en dos meses de la presencia de la Fuerza Especial de Seguridad Oaxaca (FESO).

El dispositivo fue creado por el gobierno estatal el pasado 3 de junio, a raíz del triple asesinato, la víspera, de la candidata a concejal Pamela Terán, la fotoperiodista María del Sol Cruz Jarquín y el chofer Adelfo Guerra, con la finalidad de contener los delitos y aprehender a los responsables de los hechos.

Sin embargo, pese al anuncio de la disposición de unos 500 policías federales y estatales, elementos de la Marina, el Ejército Mexicano, la PGR, de la Fiscalía General del Estado, del Centro de Investigación en Seguridad Nacional, entre otros, hasta el momento no hay ninguna persona detenida por delitos de alto impacto ni combate frontal al hampa.

En el inicio, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa anunció la creación de una Vocería de la FESO, que daría informes semanalmente a las acciones realizadas; no obstante, en 15 días solamente cuatro comunicados se emitieron y no hubo convocatoria a conferencias de prensa.

Por el contrario, la descoordinación entre la Policía Estatal, dependiente de la Secretaría de Seguridad Pública, al mando de José Raymundo Tuñón, y la Policía Municipal de Juchitán, se evidenció el pasado 26 de julio, en que durante una riña resultó herido un uniformado local.

La Fiscalía General, a cargo de Rubén Vasconcelos Méndez, no ha informado de las indagatorias del caso, como de multiples sucesos violentos en la zona, mucho menos de al menos cinco feminicidios recientes en la zona; la opacidad y el silencio prevalecen en esa instancia.

Largo y fatal recuento

Apenas la madrugada de hoy fue asesinado un individuo en la carretera Tehuantepec-Salina Cruz, a la altura del fraccionamiento El Pitayal; el 1 de agosto, en Tehuantepec fue asesinado un trabajador del ayuntamiento, sin que se haya detenido al o los probables responsables; el 30 de julio pobladores de Salina Cruz detuvieron a un chofer de camión urbano y su ayudante, a quienes intentaron linchar, al acusarlos de atropellar y dar muerte a un menor. A inicios de este mes también ocurrió el asalto violento a un camión de pasajeros, en el tramo Juchitán-Tehuantepec.

También el 30 de julio fue hallado putrefacto el cadáver de un joven, en Unión Hidalgo; mientras que en Ciudad Ixtepec un comando robó más de un millón de pesos al tesorero de Ciudad Ixtepec; en este mismo municipio, el 25 de julio fue ultimada otra persona.

El martes 24 de julio, el ayuntamiento de Juchitán denunció que sin aviso alguno, el gobierno estatal retiró el operativo Fuerza Especial de Seguridad Oaxaca, lo que posteriormente negó la autoridad del estado.

El 21 de julio fue robado un cajero automático en Santa María Xadani, mismo que se llevaron a bordo de una patrulla municipal; el 20 de julio fue asesinado José Medel, ex edil de San Miguel Chimalapa y presidente del Comisariado de Bienes Comunales.

El 14 de julio fue asesinado otro individuo en Matías Romero; mientras que la víspera mataron a dos en San Blas Atempa; el 11 de julio fue asesinada una mujer en Unión Hidalgo y un varón resultó lesionado a balazos.

El domingo 8 de julio fue ultimada una persona en Juchitán, mientras que en San Juan Guichicovi fue muerto a balazos un profesor de la Sección 22 del SNTE, lo que originó protestas por tres días en contra de la Fiscalía General del Estado.

El 5 de julio fue hallado el cadáver de un adolescente en Chahuites; el día anterior se robaron un cajero automático en Jalapa del Marqués; el día 4, otro autobús asaltado, en el tramo de La Ventosa, Juchitán; el 1 de julio, día de elecciones, fue hallado el cadáver de una mujer en Chivichuyo, Asunción Ixtaltepec.

Ola criminal

El 29 de junio, un grupo armado atacó a policías estatales en el acceso a Lagunas, El Barrio La Soledad, con saldo de dos muertos; marinos y soldados llegaron tarde al lugar de los hechos. El 28 de junio, una mujer muerta en el interior de una maleta fue descubierta en Ciudad Ixtepec; resultó ser una estudiante del Tecnológico del Istmo. El 22 de junio, otra mujer fue asesinada, ahora en Salina Cruz.

El 12 de junio fue ultimado a balazos un individuo en Tehuantepec; el día anterior aparecieron “narcomantas” en Unión Hidalgo.

Los escasos boletines

A través del área de prensa del Gobierno del Estado, y no la Vocería de la Fuerza Especial de Seguridad, se emitieron únicamente cuatro comunicados, pues en el quinto de ellos se trató de justificar que la agresión armada en el crucero a la localidad de Lagunas, El Barrio La Soledad.

“Cero tolerancia contra la delincuencia en el Istmo: Gobierno del Estado”, se tituló el primer comunicado el 3 de junio; el 6 de junio, “Continúan dando resultado las acciones del grupo”, con la detención de seis personas por delitos comunes.

El 9 de junio, “Fuerza Especial de Seguridad Oaxaca detiene a nueve personas por diversos delitos y realiza revisión de rutina de 231 vehículos”, fue el texto.

En cambio, la Secretaría de Seguridad Pública optó por desobedecer la orden del gobernador Alejandro Murat y en dos meses ha emitido sus propios boletines, principalmente de decomiso de “huachicol”, como el 14 de junio; incluso, el secretario Raymundo Tuñón, posó en una acción de esas, violando los protocolos de investigación.

El 15 de junio, “Acciones de Fuerza Especial de Seguridad Oaxaca apegadas a la Ley y respetando Derechos Humanos”, fue el título del boletín, en que se realizaron tres cateos domiciliarios, mil 69 revisiones y 46 retiros de polarizados.

En otro del mismo día se detalló que se detuvo a 12 personas por diversos delitos, se retuvieron tres vehículos, una moto y un mototaxi; se realizó revisión de rutina a 797 vehículos, 241 mototaxis y a mil 668 personas.

El 18 de junio fue el último comunicado, en que se detalló que se detuvieron a seis personas: tres por delitos contra la salud, dos por conducir vehículos con reporte de robo y una más porque su vehículo transitaba con placas sobre puestas.

Porque el 29 de junio, el boletín del caso barrio La Soledad, Lagunas, fue para justificar que el ataque a policías estatales fue por combatir el “huachicol”.

 

Comentarios