Biblioteca Borges, un espacio de inclusión en Oaxaca

Cuenta con más de 500 ejemplares literarios en Braille;tiene talleres para ciegos, sordos y público en general
Compartir
Foto: Mario Arturo Martínez / EL UNIVERSAL
04/07/2018
05:00
Christian Jiménez
Oaxaca de Juárez, Oaxaca
-A +A

[email protected]

En el corazón del Barrio de Xochimilco, hace 21 años el artista juchiteco Francisco Toledo sembró la semilla de la inclusión, con la apertura de la biblioteca Jorge Luis Borges, dedicada a ofrecer un acervo bibliográfico, y talleres para personas invidentes y débiles visuales.

El recinto, que fue nombrado en honor al escritor argentino que perdió la vista por una enfermedad, sobrevive al tiempo y ofrece la posibilidad de disfrutar de la literatura y asistir a talleres dedicados a perfeccionar su autonomía.

Once años atrás el recinto se renovó con la instalación de la Biblioteca Infantil BS, matriz de la Red de Bibliotecas Infantiles en Oaxaca. El espacio tiene también ofertas culturales para personas con debilidad auditiva y  sordas.

mm08062018016.jpg

Libros para todos

En entrevista con EL UNIVERSAL, Chey Israel Rojas, asistente de dirección de la BS, señaló que el propósito del recinto cultural es que la gente se acerque a la lectura y  tenga opciones de entretenimiento a través de  actividades  que buscan la inclusión de todos los sectores.

El centro cultural  recibe unas 150 personas al día, mientras que los fines de semana reúne  hasta  mil visitantes. Aunque el espacio fue creado en un principio para el público infantil, con el tiempo, los espacios se acondicionaron para personas de todas las edades.

El acervo está conformado por libros de todos los géneros. Desde ejemplares  “mordibles, babeables y dormibles” para bebés, hasta novelas y libros de diversos temas, que forman parte de una recopilación de 21 mil ejemplares disponibles para préstamo domiciliario.

mm08062018009.jpg

Lugar incluyente

“Cuando se instaló la BS, iniciativa de la Fundación Alfredo Harp Helú, Francisco Toledo solicitó que el proyecto acogiera a la biblioteca  Borges, por lo que una de las principales actividades es la promoción de talleres y el acervo para personas con discapacidad visual”, resalta Rojas.     

En el sitio, personas con discapacidad visual pueden aprender a leer y escribir en Braille, a desplazarse por sitios no conocidos,  realizar creaciones literarias, aprender computación, e incluso, pueden disfrutar de  cine para ciegos.

Recientemente, la organización Coral acudió a la biblioteca para proponer actividades que incluyan a las personas sordas. Ante ello, se implementaron talleres de lenguaje de señas, que por su aceptación se convirtió en un tipo seminario con duración de nueve meses.

Estas actividades para  el público en general  tienen un costo  de 20 pesos, como   cuota de recuperación, y dependiendo de las posibilidades de los alumnos también se otorgan becas.

El coordinador de la biblioteca, Luis Alberto Reyes, apunta que el acervo disponible para personas con ceguera  se complementa con actividades para desarrollar habilidades para la autosuficiencia.

En la biblioteca hay 591 ejemplares en Braille y cuenta  con equipo de cómputo y una máquina Perkins —máquina de escribir en sistema Braille—.

Luis Reyes imparte cursos para el  desarrollo de movilidad en espacios cerrados. En este mes se abrirán talleres de Braille, ábaco y  computación, en los que  se enseña  el programa NonVisual Desktop Access (NVDA) que funciona con comandos de voz y se puede usar en cualquier equipo de cómputo.

“Aunque hay muchos pendientes que cumplir en términos de la inclusión, la proactividad de las personas con discapacidad es primordial para su desarrollo; la solución es trabajar en conjunto con la sociedad”, destacó.

 

Compartir

Comentarios