Descubre quien fue Lorenzo Ángeles Mendoza, fundador del mezcal Real Minero

Este hombre fue y seguirá siendo una figura clave para hablar de mezcal en México
Fotos: Mariana Castillo
06/10/2018
01:54
Mariana Castillo
-A +A

¿Quién fue Lorenzo Ángeles Mendoza? Si quieres contar la vida de una persona que ya no está tendrás que platicar con familiares, amigos, colegas, conocidos y hasta con uno que otro fantasma, ángel o demonio.

De él se sabe, que fundó Real Minero, que fue el maestro mezcalero de esta empresa familiar hasta 2016, que amaba el campo, que llegó a este mundo un 10 de agosto de 1949, que Santa Catarina Minas, Oaxaca fue su hogar —pero anduvo de “pata de perro” haciendo amigos, pues era muy sociable—.

Roberta Mendoza y Paulino Ángeles fueron sus padres, pero Modesta Ángeles “Moda” y Francisco Ángeles “Papa Chico”, sus abuelos paternos, fueron sus pilares formativos. Fue el tercero de siete hermanos, pero era el preferido de su abuelo por trabajador. Seguro cuando nació Lencho —como le decían unos cuantos— se mató una gallina para comérsela y celebrar, tal y como dicta la costumbre.

Los huaraches y los jorongos eran dos de sus infaltables prendas: se sentía orgulloso al portarlas. Candelaria Carreño es su esposa y nacieron de esa unión sus hijos Elvia, Eduardo, Rolando, Graciela, Edgar, Adriana y Myriam.

Nicolás Arellanes Ángeles —quien era primo hermano, padrino de boda y hasta compadre de Lorenzo— fue una figura central para la familia Ángeles Carreño desde el principio. Gracias a él, la joven pareja tuvo como mantenerse al principio pues compró un molino que después les vendió y con el cual se mantuvieron mucho tiempo. Todo el pueblo iba con ellos a moler su maíz. Su jornada empezaba a las cuatro y terminaba a las 10 de la mañana, sin parar.

captura_de_pantalla_2018-10-06_a_las_09.44.52.png

Después, este mismo padrino compró la tierra donde se erige el modesto palenque Tierra Blanca —que hoy aloja el esfuerzo de años de Real Minero—. Lorenzo sabía del tema por sus abuelos, mas la política llegó a su vida en esa época. El camino lo llevaría a adquirir estos mismos terrenos.

Lorenzo fue Presidente Municipal de Minas de 1973 a 1975, y aunque estuvo un poco más en la política, le compró a Nicolás el palenque en 1978. “Antes tenía sus galeritas de lámina, sus cercaditas de carrizo. Pasaron muchos años para poder hacer todo esto de ahora. La canoa era de piedra todavía y en ese entonces solo se hacia con mazos. No tenía techo. Cuando tapaban y estaba lloviendo tenían que apurarle para que no les agarrara el agua. Era mucho problema. Así fue como empezamos”, narra Candelaria.

Fueron épocas duras en las que sus chamacos crecían y estudiaban. “Ahora si que hasta la vergüenza ya perdí”, le decía él a su mujer cuando iba a ofrecer el mezcal. “Mi esposo le luchaba y a los que hacen barbacoas les vendía la penca. A veces yo lo acompañaba. Cuando vendía hartitas nos iba bien. Yo ayudaba a quitar las espinitas y limpiarlas”, confiesa Cande.

Escuchaba las canciones de Vicente Fernández, Javier Solís y de Joan Sebastian. Le gustaba tomar su chocolate diario con pan calientito así como comer nopales, habas y frijoles. Disfrutaba viajar, descubrir y aprender. A pesar de que tenía un problema de columna y una rodilla operada siguió yendo a cortar sus magueyes: el líder debía poner el ejemplo. Si bien se despidió de este plano el 15 de diciembre de 2016, su memoria y legado siguen vivos.

“De lo que se había proyectado hace una década ya casi se alcanzó todo, sobre todo ser solidos como marca, que se conozca, exportar, generar empleos locales, no maquilar y sobre todo, demostrar que se puede ser una empresa rural con capacidades. Romper el paradigma de que la calidad solo se da si se tecnifica ya se cumplió. Tenemos un reto complicado que nos toca nosotros que somos la cuarta generación y es que esto continúe con la quinta, con los 16 nietos de mi papá, y que ellos entiendan cuál es su papel histórico”, expresa Graciela.

Si bien ella está al frente de este negocio familiar, trabaja en equipo con algunos de sus hermanos y sobrinos así como con sus colaboradores. Busca mayor vinculación del campo y proyectos multidisciplinarios para continuar de manera sostenible, y sobre todo desea “que no se pierda la humildad ni el origen” en el mundo del mezcal.

“Porque solo lo auténtico perdura” es el lema de Real Minero ¿qué hay más honesto que el amor de una familia por un miembro que ya no está y al que se honra y tiene presente día a día?

Comentarios