Mercados, detrás de las delicias de Oaxaca

La familia González Ramírez aprovechó su visita al estado para recorrer los mercados de la capital
Compartir
Fotos: Edwin Hernández / EL UNIVERSAL
21/07/2017
04:43
Yuridiana Sosa
Oaxaca
-A +A

Los sabores, olores y colores de Oaxaca son infinitos. Sus mercados son parte de esta muestra multicolor, en donde locatarios y visitantes hacen de cada día una fiesta gastronómica y artesanal.

Apenas el sol comienza a calentar la fresca mañana en la capital, la familia González Ramírez comienza su recorrido por los mercados de la capital.

"Estamos detrás de toda la comida que se pueda, sobre todo de la tlayuda y el mole", indica la madre de la familia originaria de San Luis Potosí, en su segundo día de vacaciones.

El motivo de su visita a Oaxaca es la Guelaguetza. Conocer las tradiciones que envuelven a las 16 etnias los atrajo.

De la vista y el gusto, nace el amor. En el centro histórico de la capital, al menos seis mercados públicos esperan a los turistas con una amplia oferta en comida, trajes típicos, artesanías y sonidos.

En la orilla oriente del Centro Histórico  se encuentra el mercado La Merced, sobre la calle de Morelos, con una plaza de comedores única que da a los comensales la oportunidad de tener un panorama abierto de este lugar.

En el mercado Sánchez Pascuas, ubicado en la calle Porfirio Díaz, las tortilleras con su rica variedad dan muestra a los visitantes de la riqueza del maíz en Oaxaca.

Así también, los expendedores del mercado La Noria, en el barrio del mismo nombre, al sur de la ciudad, ofertan lo mejor para quienes los visitan, sin olvidar las empanas y memelas de guisado en el mercado Cuarto Centenario, que se localiza en avenida Independencia, en la parte posterior de la basílica de La Soledad.

Pero es el pasillo de los tasajos en el mercado 20 de Noviembre, a una cuadra del zócalo, un imán para los amantes de la gastronomía oaxaqueña,  donde la carne asada debe ser acompañado por tortillas blandas o tlayudas, chiles de agua y cebollas asadas y rábanos.

La familia González Ramírez queda encantada. Las mujeres con sus trabajes típicos del diario les ofrecen sus chapulines desde las canastas que soportan en sus cabezas.

En el mercado Benito Juárez, también en el Centro Histórico, las artesanías y las aguas frescas son un atractivo importante para los turistas. "Es como lo imaginaba, Oaxaca es hermoso en todo, hasta en la comida", asegura la turista Liliana Ramírez.

Compartir

Comentarios