Se encuentra usted aquí

Un sexenio después, Ayotzinapa sigue

24/09/2020
09:33
-A +A

Este sábado se cumplirán 6 años de aquella noche trágica de Iguala en la que el crimen organizado, con la complacencia y participación de las fuerzas de seguridad del Estado mexicano, municipales, estatales y federales secuestraron y desaparecieron a 43 normalistas de la Normal Rural “Isidro Burgos” de Ayotzinapa.

Seis años después de ocurrido este caso paradigmático siguen sin conocerse a ciencia cierta el móvil de este crimen múltiple ni el paradero de los restos de los estudiantes y las investigaciones han tomado un nuevo giro en el que no sólo se echó por tierra a la “verdad histórica” del sexenio de Peña Nieto, sino que ahora se persigue judicialmente a algunos de los funcionarios que colaboraron con la manipulación y desviación de las indagatorias con testimonios falsos, siembra de pruebas y torturas de detenidos.

En casi dos años de haber tomado el caso en sus manos, la Fiscalía General de la República y el gobierno de López Obrador han venido administrando los reclamos de justicia de los padres de los 43 normalistas a los que les prometieron, desde la campaña, que no sólo habría justicia y se llegaría hasta las últimas consecuencias para castigar a los responsables y decirles cómo y en donde terminaron los restos de sus hijos. Para llegar a este aniversario, el Presidente recibió la semana pasada a los padres en Palacio Nacional y tras revisar los avances de las indagatorias, les ofreció que “pronto habrá revelaciones y hallazgos importantes” además de que se acelera el proceso para detener y extraditar a Tomás Zerón, no de Canadá, como se dijo en un principio, sino de Alemania, a donde se movió para ocultarse el exdirector de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, hoy acusado de delitos contra la administración de la justicia, tortura y desaparición forzada.

De lo más inquietante que se les comunicó a los padres de los 43 normalistas en los últimos encuentros en Palacio Nacional, es que se analizaba la posible acusación contra un “mando militar de nivel medio del Ejército mexicano” destacamentado en la zona de Iguala durante aquellos hechos del 26 de septiembre de 2014 y al que podrían fincarle responsabilidades a partir de nuevas pruebas de que “fue informado sobre la ejecución de los estudiantes”, según han revelado fuentes cercanas a los abogados de los padres. La acusación, se les dijo, se realizaría de manera sustentada y con la anuencia de los actuales mandos militares de la Sedena, según afirman los abogados.

Los padres de los 43 han pedido desde hace varios años que se revise la participación del entonces jefe del 27 Batallón de Infantería de Iguala, José Rodríguez Pérez, a quién acusan de haber estado enterado de la desaparición y no haber actuado para evitarlo. Durante el gobierno de Peña Nieto siempre se negó cualquier indicio o investigación al Ejército e incluso se cambió al comandante Rodríguez Pérez de Iguala en julio de 2015 a otra posición en la Defensa.

Entre los avances judiciales más importantes en el caso está la detención de José Angel Casarrubias “El Mochomo” a quien se acusa de haber sido el autor intelectual y quien dio la orden de secuestrar y desaparecer a los 43 normalistas. Luego de haber sido detenido en junio pasado, liberado por orden de un juez y luego recapturado, el lunes pasado “El Mochomo” fue recluido en el Penal de Alta Seguridad de Almoloya de Juárez, junto con su abogado a quien también se le fincaron delitos. La Fiscalía lo ha considerado una pieza clave para rearmar lo que pasó realmente aquella noche del 26 de septiembre de 2014.

En la víspera del sexto aniversario han comenzado ya las movilizaciones y protestas de los normalistas de Ayotzinapa, quienes el martes pasado ingresaron por la fuerza al Congreso de Guerrero, donde se realizaba una protesta pacífica que luego se tornó violenta cuando rompieron una puerta de acceso con un camión repartidor para causar destrozos e incendiar parte de los edificios del Poder Legislativo Local. Ese fue el inicio de lo que llamaron la “Jornada Nacional en apoyo a los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa” y el punto culminante de esa jornada será el arribo, el sábado, de contingentes de estudiantes de varias normales rurales que han comenzado a llegar a la Ciudad de México en camiones de transporte –en muchos casos secuestrados de manera ilegal, como ocurrió con aquel famoso “quinto camión” en la noche de Iguala— y que pretenden arribar el próximo sábado al Zócalo capitalino para una manifestación multitudinaria. El único detalle es que la plancha de la Plaza de la Constitución ayer fue tomada por el FRENAA que instaló sus casas de campaña en la explanada. ¿Qué pasará si se juntan los normalistas de Ayotzinapa con los antilopezobradoristas?

NOTAS INDISCRETAS…

Al presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar Lomelí, ya le encontraron una “salida digna” del organismo cúpula. Lo van a nombrar director de la obra del nuevo tren interurbano que conectará la ciudad de Saltillo, Coahuila, con el aeropuerto de Monterrey, una obra que se construirá con fondos privados de empresarios y que será concesionada a la iniciativa privada. En los próximos días se oficializa la llegada de don Carlos a ese nuevo encargo y se abren las elecciones para elegir a un nuevo dirigente del CCE, que buscará retomar las demandas y el diálogo con el gobierno de López Obrador, en donde pasaron de ser muy cercanos al ingeniero Salazar a luego cerrarle las puertas del Palacio…Ahora que el presidente López Obrador hizo público el banderazo de salida que ya les había dado en privado a los miembros de su gabinete, para que renuncien a más tardar en octubre si van a buscar un cargo de elección el próximo año, nos comentan que el único realmente confirmado y que ya tiene un pie en su secretaría y otro en Sonora con sus comités de campaña, es Alfonso Durazo. Ni Santiago Nieto, director de la UIF, ni Esteban Moctezuma, nos insisten, van a buscar ningún cargo ni renunciarán a sus puestos. Y es muy posible que en cuanto Durazo se vaya a Sonora, donde ya está más metido que en sus actuales responsabilidades, el que llegue en su lugar sea, precisamente Santiago Nieto ¿Será?... Ayer el programa de radio “Telereportaje” de Tabasco, celebró 62 años de transmisiones ininterrumpidas. Desde el 22 de septiembre de 1958, cuando su creador Jesús Sibilla Zurita transmitió por primera vez, se han cumplido ya seis décadas en las que este noticiero se ha convertido en toda una institución en la radio tabasqueña y nacional. Hoy lo conduce el periodista Emannuel Sibilla Oropeza, que continúa con la labor informativa de su padre y ayer recibió una llamada del presidente López Obrador que los felicitó por su aniversario. Sibilla le preguntó al Presidente cómo andaba su ánimo ante tantos problemas, y López Obrador le respondió que “a pesar de estar enfrentando dos crisis, la de la pandemia y la económica, estamos muy bien y de buenas”, y luego le soltó sus consabidos “ya vamos saliendo de la crisis, ya se está recuperando el empleo” y también insistió en que “ya está disminuyendo la pandemia y tengo un reporte que dice que ya están bajando los contagios”. Al despedirse de Sibilla, el Presidente saludó a sus paisanos y comenzó a decir que si le preguntaran en donde le gustaría estar descansando, dijo que “pues allá muy cerca de Villahermosa, que es donde realmente descanso, allá hablando con los árboles, con la ceiba, el makuli, con el guayacán, con el framboyán, con los cedros y la caoba, con el cacao y con toda la naturaleza, los pájaros, las guacamayas, bueno con todo lo que es nuestra tierra; llevo a Tabasco metido en el corazón”. Una de dos o el Presidente extraña mucho su tierra o le urgen unas vacaciones. Por lo pronto, felicidades a Emmanuel Sibilla y a toda su familia por los 62 años de “Telereportaje”… Se detienen los dados. Serpiente. 

Salvador García Soto

Autor de la columna “Serpientes y Escaleras”, Salvador García Soto es uno de los periodistas críticos con amplia presencia en los medios impresos y electrónicos de México. Pertenece a la nueva generación de columnistas y comentaristas jóvenes que han crecido profesionalmente, hasta ocupar el lugar que les corresponde entre las plumas de mayor influencia en el país. García Soto es un periodista crítico que tiene un estilo muy especial para analizar con acertijos los temas políticos, lo cual atrae la atención de miles de lectores que siguen diariamente su columna desde 1999. Actualmente se publica en el diario EL UNIVERSAL, así como en otros medios escritos, electrónicos y en las redes sociales como twitter. El éxito de la columna “Serpientes y Escaleras” se debe a que tiene una fórmula muy sencilla para atraer lectores: interactúa con ellos, logra que el público participe en un “juego” de rompecabezas de la política nacional, recordándoles que los dados mandan: ¿Serpiente o Escalera? El 9 de diciembre de 2011, la Asociación Nacional de Locutores de México y la Federación Hispanoamericana de Locutores galardonaron a García Soto con la Presea “Luis M. Farías”, por su destacada labor en la categoría “Análisis Político”. Inició su carrera periodística como reportero en su natal Guadalajara, luego de egresar de la carrera de Ciencias y Técnicas de Comunicación de su Alma Mater, la Universidad del Valle de Atemajac (UNIVA). Colaboró en varios espacios de los medios tapatíos, y sus primeras notas y reportajes las escribió para la agencia Notimex. Después incursionó en diarios del Distrito Federal, en los que se especializó como reportero de la fuente política: El Heraldo de México y el diario La Crónica de Hoy, del que fue Director; El Independiente, El Gráfico, 24 HORAS en los cuales se ha publicado su columna en los úlimos 15 años. Paralelo a su carrera en la prensa escrita, también ha incursionado en radio y televisión con programas de análisis político y noticieros como “Cambio y Poder”, “Poder y Dinero” y “El Weso”, en la cadena W RADIO, donde dio vida a los populares personajes “El Duende y El Señor Periodista”. En Grupo Radio Formula, fue conductor del noticiero “La Chuleta; en MVS RADIO, condujo “El Atorón”. En televisión creó y condujo los programas de EL Empujon, Código y el Primer Café que se transmitieron por Proyecto 40. Actualmente es comentarista de la Barra de Opinión de T.V AZTECA y del programa Red política del Universal y Proyecto 40 y participa como analista en el noticiero Oscar Mario Beteta en Radio Formula.

Comentarios