Danzas africanas, movimientos que seducen a bailarines en Oaxaca

Especiales 13/12/2018 09:55 Christian Jiménez Oaxaca de Juárez, Oaxaca Actualizada 09:55

El coreógrafo Edivaldo Ernesto muestra técnicas para explotar sentimientos y emociones

Fotos: Mario Arturo Martínez / EL UNIVERSAL

Fotos: Mario Arturo Martínez / EL UNIVERSAL

Fotos: Mario Arturo Martínez / EL UNIVERSAL

Fotos: Mario Arturo Martínez / EL UNIVERSAL

Fotos: Mario Arturo Martínez / EL UNIVERSAL

Fotos: Mario Arturo Martínez / EL UNIVERSAL

Fotos: Mario Arturo Martínez / EL UNIVERSAL

Fotos: Mario Arturo Martínez / EL UNIVERSAL

Fotos: Mario Arturo Martínez / EL UNIVERSAL

Fotos: Mario Arturo Martínez / EL UNIVERSAL

Cuerpos que se deslizan, saltan, vuelan, ruedan y se arrastran al ritmo de la música. La danza es el lazo que une culturas, mentes, realidades y contextos distintos en el taller Depht Movement, organizado por el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa) Etla, en coordinación con la fundadora de Invernadero Danza, la bailarina originaria del Istmo de Tehuantepec, Rosario Ordoñez.

La duela de este recinto artístico recibió por tercer año consecutivo a Edivaldo Ernesto, miembro de la compañía de danza Sasha Waltz & Guests y colaborador de la escuela de danza P. A. R. T. S. de Bruselas, Bélgica.

Fueron jornadas de casi cinco horas diarias, durante 10  días, las que obligaron a los 20  participantes, procedentes diferentes entidades y de otros países, a expresar sentimientos y emociones a través de la improvisación.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el bailarín Edivaldo Ernesto cuenta  que las lecciones parten de movimientos que quizá parecieran no muy afines a la danza o  los escenarios, pues la premisa es sólo moverse.

mm07122018006.jpg

“Esa es la  primera lección. Partimos de ese punto, antes de la creación dancística, de las clases, escuchamos a nuestro cuerpo, imprimimos un poco de técnica y lo ayudamos a expandirse”.

La disciplina de este bailarín, originario de Mozambique, es ejemplar. Su técnica, dice,  se basa en la improvisación; sin embargo, los alumnos son llevados al límite de sus movimientos, intentando nuevas posturas, nuevos pasos que conecten con   emociones.

“Los movimientos son parte de nuestra naturaleza; creo que la historia de la danza se inició desde la vida de los nómadas, cuando las comunidades tenían que abandonar lo que habían construido e irse, estar en constante movimiento”, dice  el  coreógrafo.

En su natal Maputo, capital de Mozambique, en África, Edivaldo practicaba desde niño, realizaba danzas rituales que tienen que ver con la cultura y las  tradiciones.

mm07122018014.jpg

“Eso es lo que quise transportar a la danza profesional. Hay muchos movimientos hermosos... a lo largo de nuestra vida se vuelven prioridad; el planeta se mueve y nosotros nos movemos”.

Para el artista es esta concepción, relacionada con la identidad, la que acerca a   la danza africana  con  la  mexicana, y particularmente con los bailes oaxaqueños: toda la  carga emocional y cultural.

Edivaldo Ernesto se recuerda de pequeño escuchando música de James Brown y Michael Jackson. “Oía los tambores y quería saber qué estaba pasando ahí y ser parte de ello. Así empecé a involucrarme en las danzas tradicionales,  primero dos días a la semana y  poco a poco de tiempo completo”, relata.

Antes de convertirse en un bailarín profesional, el maestro de origen africano demostró su talento en la cancha de futbol y en la duela de basquetbol. Fue hace 20 años cuando encontró su camino en la danza, que hasta hoy le ha permitido visitar otros países, como España, Costa Rica, Italia, entre otros, donde ha compartido sus conocimientos sobre danza e improvisación.

mm07122018011.jpg

En el taller fueron admitidos hombres y mujeres afines a la danza, pero todos con  estilos propios que los distinguen entre sí.

 “Yo veo algo en cada uno de ustedes, que me hace sorprenderme”, afirma el bailarín, mientras imparte la última hora de clase. Y sostiene que  como en cada latitud del planeta, tanto el clima como la forma de vida son distintas, así las personas y su forma de expresarse a través del arte.

Sin embargo, parte de las enseñanzas de Edivaldo fue la capacidad de adaptación de los diferentes cuerpos y estilos a ritmos que van desde la música clásica, hasta el flamenco y el hip hop, sin perder la esencia individual. 

“Se trata también de explorar la espontaneidad, de motivarlos a expresarse más allá de las coreografías, aún estando en un grupo... y que esa libre expresión pueda servir para explorar mucho más y disfrutar el ejecutar las danzas locales”, señala.

Sobre su visita a Oaxaca dice que se lleva lecciones sobre energía, felicidad y movimientos compartidos en  las sesiones. Se confiesa fanático de la gastronomía local y la energía de la ciudad: “Me lo llevo para compartir en mi país”, concluye el bailarín.

Temas Relacionados
danza danzas africanas Oaxaca

Comentarios

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo