Con artes marciales, jóvenes enaltecen a la Mixteca

Luis Filiberto impulsa una escuela de Taekwon-Do para darle una opción a los jóvenes de estas comunidades
Fotos: Cortesía
15/08/2019
12:28
Juan Carlos Zavala
Oaxaca
-A +A

Cuando Luis Altamirano salió de San Sebastián del Monte para estudiar la preparatoria en Huajuapan de León vio algo que hasta entonces sólo había visto en películas: personas practicando artes marciales. “Sentí la emoción de  alguien que no tiene en las comunidades algo para aprender”, recuerda.

Hace 12 años se inscribió en una escuela de Taekwon-Do y hoy es un medallista internacional. Su carrera deportiva se realiza paralelamente a su proyecto comunitario en el que, a través de las artes marciales, rescata a jóvenes y niños de las drogas y el alcohol.

Ese trabajo, que se ha extendido a seis comunidades,  fue reconocido en Estados Unidos en junio,  con una mención honorífica.

Luis Filiberto Altamirano Vásquez nació el 15 de octubre de 1992 en San Sebastián del Monte, una localidad de poco más de mil 500 habitantes que pertenece al municipio de Santo Domingo Tonalá, en  la región Mixteca. Según la entonces Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), ahí la mayoría vive en condiciones de alta marginación.

En los catorceavos Juegos Panamericanos de Taekwon-Do ITF 2019 realizados en  junio en Ocala Florida, Estados Unidos, Luis Filiberto obtuvo para México la medalla de bronce y plata en forma y combate. 

Ahí fue donde fue condecorado  por su trabajo a favor de los jóvenes y donde Abelardo Torres Rivera, uno de sus estudiantes, ganó dos medallas de plata. No son las únicas medallas que Luis Altamirano ha ganado. En el internacional de Taekwon-Do realizado, en Huatulco, obtuvo un oro y dos  platas.

img-20190806-wa0010.jpg
Misión de rescate.  El proyecto por el que Luis Filiberto fue reconocido en EU data de 2011, cuando decidió emprender una escuela de artes marciales en San Sebastián del Monte con un objetivo social que llama “De las calles al ring”, con la idea  de  alejar  a los jóvenes de las drogas y el alcohol. La escuela se llama  Guerreros Mixtecos o Ti Ndávi Ná Nisisa, que significa “el  mixteco que lucha o pelea fuerte”.

“Les planteé a los padres de familia que si sus hijos eran casos perdidos para ellos, no tenían nada que perder si los enviaban a que aprendieran artes marciales. Les dije que si no les gustaría que,  en lugar de perder el respeto de la comunidad, cada vez que los voltearan a ver sintieran admiración y respeto”, cuenta.

Fue de esta manera que se conformó la primera generación, en la que logró que algunos dejaran las drogas; esa, dice, es  una de las cosas por las que más se siente orgulloso. No sólo los alejó de los vicios, muchos  están por terminar sus estudios universitarios, otros alcanzaron el grado de instructor en artes marciales y uno de ellos lo apoya en una de las comunidades hasta  donde su escuela ha llegado a  dar clases de Taekwon-Do.

Luis Filiberto dice que también busca que  se permita que las niñas y adolescentes  de estas comunidades practiquen artes marciales. “Para las mujeres no es fácil. He trabajado en ello con los papás que han mostrado confianza a mi trabajo y, poco a poquito, van soltando para que ellas también pueda abrir sus alas y tener las mismas oportunidades”, asegura.

Ahora, su proyecto lo ha llevado a las comunidades Juquila Loma Larga, Santo Domingo Tonalá, Yetla de Juárez, San Miguel Allende Nuchita y a San Jerónimo Nuchita; cuenta con alrededor de 60 estudiantes que van desde los tres a los 40 años de edad.

img-20190806-wa0011.jpg

Abrir camino. Como resultado de este trabajo comunitarios, Luis  y su escuela Guerreros Mixtecos fueron invitados a participar, en marzo de 2020, en un torneo internacional en Nueva York.

Además, trabajan tanto   para clasificar  como para  juntar  recursos que les permitan llegar a la Copa Mundial de Taekwon-Do de Corea del Norte, en  2021. Y luego   ganar un lugar  para los próximos  panamericanos en Honduras.

Este trabajo previo es necesario porque  la falta de recursos y la ausencia de apoyo institucional ya impidieron que pudiera competir en el próximo torneo  internacional que se desarrollará en Paraguay.

“Me he acercado a las autoridades, pero a uno no le creen porque viene uno de pueblo. Creo que es algo que debemos cambiar nosotros como mexicanos, que no importa de dónde vengamos porque todo se logra con esfuerzo”, asevera este atleta mixteco.

A pesar de ello, Luis Filiberto asegura que  los ánimos siguen y como maestro no puede dejarse  caer. “Al contrario, el ejemplo que quiero dar a los niños es seguir esforzándome y trabajar lo que más se pueda”, afirma el instructor de 27 años.

Sabe de lo que habla, pues al clasificar a los panamericanos en EU, relata, tuvieron que conseguir los  recursos: una asociación financió parte de los gastos de su estudiante Abelardo Torres. El resto se consiguió  porque los alumnos trabajan, estudian y entrenan.

“Para mí, las artes marciales lo ha significado todo. Desde que salí de mi pueblo, al ver tantas cosas negativas, siempre he tenido en claro que tenemos la capacidad de abrir camino.  Que para los niños no existan obstáculos, para  quiera estudiar medicina, ingeniería o ser licenciado. Y  trabajar con las niñas también”.

Comentarios