Ferrocarril del Istmo ha tenido pérdidas de hasta 810 mdp: ASF

La empresa sólo rehabilitó 144 de 536 kilómetros de vía férrea en 4 años
Foto: Roselia Chaca
17/03/2020
10:49
Roselia Chaca
Juchitán de Zaragoza, Oaxaca
-A +A

Pérdidas que sobrepasan los 810 millones de pesos, incumplimiento en la rehabilitación de vías ferroviarias con recursos públicos y un probable daño al erario millonario, figuran entre los hallazgos de la Auditoria Superior de la Federación (ASF) respecto a la empresa estatal Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec (FIT).

Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec S.A. de C.V. es una empresa de participación estatal mayoritaria de la Administración Pública Federal, que inició operaciones en el año 2000 y se trata de la misma que actualmente ejecuta el proyecto del Tren Transístmico, columna vertebral del Corredor Interoceánico que impulsa el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Esta empresa estatal primero abarcaba la  línea ferroviaria  “Z”, el tramo de Medias Aguas,   Veracruz, a Salina Cruz,  Oaxaca, pero  en 2018 se le anexó  también  Vías Chiapas y Mayab (línea “K” y “FA”) y la Vía Oaxaca.

En su revisión de la Cuenta Pública 2018, el órgano fiscalizador  incluyó la  auditoria 1765-DE, realizada al Programa de Inversión y Mantenimiento de las vías Férreas Chiapas y Mayab 2015-2018, tramo que va de Ciudad Ixtepec, Oaxaca a Ciudad Hidalgo, Chiapas, y que ejecutó  la empresa FIT.

Como parte de esa aduditoría, se revisaron 10 contratos de adquisiones, dos  de arrendamiento, uno de servicios y seis de obra pública por un total  de 284 millones de pesos,  lo que representa 8.2% del total ejercido por la empresa en  2018, que asendió a  349.8 millones.

Los resultados de la auditoria señalan que Ferrocarriles del Istmo  incumplió  las metas originales en el programa, pues  de los 536.6 kilómetros de vías   en operación sólo se han rehabilitado 144.2, es decir, 25% de la línea.

En cuanto a la sustitución  de durmientes de madera por los de concreto en los sitios de mayor riesgo, el cambio sólo se ha realizado en  460.3 kilómetro de los 709 programados, es decir, sólo  64.9%  se han cambiado.

Lo anterior se explica debido que que en el periodo 2015-2018  (en 4 años) se tenía  previsto una inversión  total de 4 mil 846.7 millones de pesos, pero sólo se destinaron  2 mil 812.7 millones de pesos, lo que representa 58%.

La ASF también  señaló  que, debido a la deficiente planeación y programación de los recursos  del proyecto, de una inversión   autorizada de 645.6 millones de pesos, sólo se traspasó un  total de 296.5  para  la conservación de la línea.

En la gestión financiera, la ASF determinó  un probable daño o perjuicio  a la Hacienda Pública Federal de parte de de   Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec, por 9.5 millones de  pesos, esto por  bonificaciones efectuadas sin contar con la autorización  de su procedencia.

Esta cantidad corresponde a     6.9 millones de pesos  contenidos en  63 facturas por servicios de fletes y 2.5 millones  en siete facturas por derechos de paso y piso, lo que  incumple  la Ley General de Contabilidad Gubernamental, en sus artículos 42 y 43.


Otras anomalías.

Pero no son las únicas irregularidades. La auditoría consideró que  el indicador de rentabilidad  de la  FIT es deficitario y carece  de capacidad para generar utlidades. Además, hace hincapié que al 31 de diciembre de 2018, las pérdidas acumuladas de la empresa  ascienden a 810.7 millones de pesos, generadas entre  2010  y  2018.  

En contraste, los subsidios del gobierno federal han ido aumentado: en  2012 eran de 190.5 millones de pesos   y para  2018 al canzaron los  396.5 millones.

Por estas anomalías, la ASF emitió dos  recomendaciones y tres  responsabilidades  administrativas contra la empresa estatal. 

Comentarios