Lenguaje de señas: enseñar a enseñar

José Díaz es el único instructor en la entidad. “Perdí tiempo con mi familia por ser sordo”, asegura

El principal objetivo de José es que quienes no escuchan ni pueden hablar aprendan a comunicarse para que tengan mejores oportunidades de vida. Foto: Edwin Hernández / EL UNIVERSAL
Especiales 25/07/2018 17:45 Lizbeth Flores Oaxaca de Juárez, Oaxaca Actualizada 17:50

[email protected]

Las manos y gestos de José Francisco Díaz Rodríguez se convirtieron en su única herramienta de comunicación tras perder la audición a los  tres años de edad. Además, lo llevaron a cumplir una misión desde hace tres décadas: ser docente de lenguaje  de señas en el sistema de educación especial de Oaxaca.

A través de sus manos, el único instructor de la lengua de signos del sistema público platica que  nació en la capital hace 58 años. Dice que  haber sufrido sordera  desde su infancia  lo motivó a aprender esta forma de comunicación, para después enseñarla a más personas y ayudarles a que su vida sea menos complicada.

En lenguaje de señas, interpretado por la docente Rosa Idania Santiago Manzano, José explica que  dejó de escuchar después de que un médico le aplicara una inyección por la fiebre e infección que tenía en la garganta.

“Yo no nací sordo, era oyente, pero a los tres años me enfermé, entonces me inyectan y mis oídos reventaron, sangré de la nariz, de la boca, de los oídos. Me asusté y desde ahí perdí la audición, no escuchaba el sonido”, narra.

Desde entonces, José no sólo dejó de comunicarse oralmente con su familia, sino se enfrentó a una sociedad que le exigía que hablara aunque no podía hacerlo.

eh06072018016.jpg

“Yo veía a mi familia y me decían ‘habla’, pero yo no puedo hablar, no me salía la voz, no entendía, ellos no sabían usar las manos, no había comunicación. Perdí mucho tiempo por ser el único sordo”, recuerda.

Aunque José fue llevado a la escuela en la capital de Oaxaca, tampoco entendía a su profesora ni a sus compañeros, y al mismo tiempo    su familia mantenía la exigencia de que hablara.

Con el fin de que José se expresara a través de la voz, un hermano soldado se lo llevó a estudiar a una institución en la  Ciudad de México, donde incluso era golpeado  si intentaba comunicarse con señas.

“Me fui a México a una escuela, pero tampoco me dejaron usar la lengua de señas, me obligaban a oralizar, y bueno, me tuve que aguantar y tuve que oralizar. No me dejaban usar las manos, no me gustaba, y mi hermano me decía: ‘Tienes que hablar’”.

 “Yo quiero que aprendan”

El ahora profesor pasó su niñez, adolescencia y parte de su juventud en un profundo silencio, sin comprender ni poder comunicarse, hasta que conoció al amigo de su hermano, también soldado, quien lo llevó a una iglesia católica y a un instituto para sordos en la capital del país, donde descubrió y aprendió la lengua de señas.

eh06072018019.jpg

“Empecé a conocer otros sordos, empecé a aprender,    aprender cada vez más, y a guardar información, entonces me fui al Instituto de Sordos y ahí hice un taller de artes; aprendí el español, la lengua de señas, tuve un certificado”, expresa visiblemente  alegre.

José dice que  aunque tuvo oportunidades de trabajo en la Ciudad de México, a los  25 años decidió regresar a su tierra  para compartir su conocimiento a más personas con discapacidad auditiva, pues es algo a lo que no tenían acceso.

“En Oaxaca no había lengua de señas, entonces yo llegué a México a aprender,  aprendí lo más que pude porque quería compartir. Yo no quería que Oaxaca se quedara igual, por eso me vine  y dije: ¡Yo quiero que ellos aprendan!”.

A su llegada, José conformó una asociación civil de sordos y fue gracias a ella que  en 1986 fue contratado por el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO).

Al principio, fue profesor de educación básica y actualmente es el único instructor de la lengua de señas en educación especial, donde enseña a docentes a fin de que ellos puedan comunicarse con alumnos que tengan sordera.

eh06072018021.jpg

Por todo lo que él vivió, José afirma que su principal objetivo es que quienes no escuchan ni pueden hablar logren comunicarse a través de las señas y obtengan mejores oportunidades de vida. Es por esa razón también que  lamenta que el gobierno de Oaxaca no ponga atención a este sector, ni invierta en proyectos para su beneficio.

No le falta razón

Según cifras del colectivo Leiten, en Oaxaca habitan a alrededor de 200 mil personas sordas, pero existen sólo cinco traductores certificados en lengua de señas.

Precisamente, por esta realidad José dice que desde 1992, en el sexenio del entonces gobernador Diódoro Carrasco Altamirano, ha solicitado el apoyo del gobierno estatal para la creación de un instituto para sordos; sin embargo, 26 años después, su petición sigue sin ser atendida.

“Todos los sordos sufren, yo sufrí por muchos años, no hay apoyo.  Yo me siento triste y veo todo lo que está pasando, ¿y qué van hacer cuando sean adultos?, que no van a conseguir buenos trabajos, que no tienen documentos, que certifiquen que terminaron la escuela”, concluye con semblante serio.

Comentarios

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

Estas son algunas actividades que puedes hacer en Zipolite en tiempos de Covid-19

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo