Tras irse a casa por pandemia, 53 médicos internos del Hospital Civil acusan calificaciones injustas

Señalan que se les calificó con diferentes métodos de evaluación, lo que afecta su proceso de especialidad y futuro profesional
Tras irse a casa por pandemia, 53  médicos internos del Hospital Civil acusan calificaciones injustas
Foto: Especial
07/08/2020
11:50
Christian Jiménez
Oaxaca de Juárez
-A +A

Cuando los médicos internos de Pregrado del Hospital Civil Dr. Aurelio Valdivieso dejaron su servicio social, en abril pasado,  a causa del riesgo que representaba el  Covid-19,  nadie les dijo que tres meses después tendrían que organizarse para exigir criterios de evaluación justos que no afectarán su historial académico y su futuro profesional.

Durante un año, 81 alumnos de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) realizaron su internado en el hospital; sin embargo, en abril pasado, por la emergencia sanitaria, fueron exhortados a abandonar sus labores, dejando sin calificación uno de los cinco módulos en los que consiste el internado; en el caso de 19 de ellos,  no pudieron concluir dos módulos: “Los módulos se establecen por rotación, por esa razón algunos culminaron tres y otros cuatro”, cuentan en entrevista.

Ante la incapacidad de calificar los módulos faltantes de forma directa, los médicos internos se han enfrentado a inconsistencias en el método de evaluación, lo que ha dado como resultado una afectación significativa a sus promedios, acusa un grupo de 53 internos que buscó a EL UNIVERSAL.

De acuerdo con un oficio fechado el 6 de junio y dirgido a Claudia Rodríguez, directora de Enseñanza y Calidad Educativa de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), las primeras anomalías detectadas fueron calificaciones no asentadas, errores numéricos entre los promedios que les notificó el Hospital Civil y los que les entregaron, y hasta años anteriores en las constancias de terminación del servicio.

Tras el documento enviado a los SSO y a las autoridades de la Facultad de Medicina de la UABJO, dichas inconsistencias fueron modificadas por el órgano estatal, pero se utilizó un criterio distinto para evaluar a los 19 jóvenes que no culminaron dos módulos y otro para el grupo de 53 que le faltó sólo uno, dando como resultado calificaciones significativamente más bajas en el segundo grupo.

Según los internos, mientras a los 19 se les entregó una calificación final, resultado de promediar los tres módulos completados con la evaluación que realizó la UABJO de los otros dos, dividido entre cinco, a los otros 53 sólo se les asignaron dos calificaciones, una del hospital y una de la universidad.

Ante ello, los inconformes enviaron el 22 de julio un nuevo oficio, ahora a la UABJO, señalando la disparidad en las evaluaciones: “Tras recibir la Constancia de Terminación, se siguen presentando inconsistencias (...) que radican en errores al promediar calificaciones, según los parámetros de evaluación, afectando la calificación”, dice el documento. No hubo respuesta oficial.

“Sólo se nos informó vía telefónica que hicieron las revisiones y que ambos [hospital y SSO] creen haber hecho el procedimiento correcto”.

El miércoles 29 de julio, los jóvenes enviaron otro oficio al área de Enseñanza, en el que señalaron el uso de dos criterios distintos para evaluarlos que los ponía en ventaja.

“Solicitamos que se utilice el mismo método de evaluación (de los 19) para los 53 médicos internos que fueron afectados”, dice el oficio y agrega que, si se usó el mismo criterio, se les otorgue una ‘amplia explicación’”, señala.

Su preocupación se   debe a que el jueves de la semana pasada eligieron plaza para iniciar su servicio social, por lo que algunos tendrán que viajar a hospitales en comunidades y no podrán dar seguimiento al caso.

Afectación a futuro

Para los jóvenes es importante corregir sus calificaciones, dado que un buen promedio es determinante para elegir los nosocomios en donde harán sus especialidades.

Los médicos señalan que el internado comenzó el 31 de junio de 2019 y culminaría el mismo día de este año; no obstante, al inicio de la pandemia fueron instruidos, a través de un oficio, para abandonar el hospital, prometiéndoles que no habría  repercusiones. No obstante, algunos decidieron continuar su internado, renunciando a los derechos que tenían como internos cubriendo   sus gastos por cuenta propia.

Quincenalmente, un médico que realiza su internado recibe 937 pesos para gastos, apoyo que les fue suspendido a partir del mes de mayo. “Mandaron un oficio para que regresáramos en la primera quincena de mayo o, si no, nos quitarían el apoyo... las últimas tres quincenas ya no llegaron”, agregan.

Además, acusan que durante la pandemia no contaron con el equipo necesario para prestar servicio médico sin riesgo de contagiarse de coronavirus, pues hasta al mes y medio de iniciada la pandemia, les dieron dos cubrebocas N-95 y el resto del tiempo sólo usaban cubrebocas comunes.

Comentarios