Comunidades de Oaxaca participan en recuperación del patrimonio cultural

En algunos casos, 60% de los trabajadores involucrados en la recuperación del inmueble son habitantes de la región; la situación de los edificios fue evaluada por la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda

Algunos inmuebles, considerados joyas arquitectónicas, fueron construidos entre los siglos XVII y XIX FOTO: Cortesía Secretaría de Cultura
Estatal 22/07/2018 19:45 Actualizada 19:48

Habitantes de diversas comunidades de Oaxaca, donde el patrimonio cultural sufrió graves afectaciones por los sismos de 2017, han participado en el rescate de sus inmuebles.

De acuerdo con un comunicado de la Secretaría de Cultura federal, durante un recorrido por el estado, la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, agradeció a los habitantes de las comunidades afectadas su apoyo y compromiso en los trabajos de recuperación del patrimonio cultural, que esa entidad realiza a través de Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).La visita de la secretaria de Cultura y otros funcionarios -el director general del INAH, Diego Prieto; el coordinador nacional de Monumentos Históricos del Instituto, Arturo Balandrano; el delegado del INAH en Oaxaca, Joel Omar Vázquez- fue por inmuebles, considerados joyas arquitectónicas, construidas entre los siglos XVII y XIX y que son núcleos de tradición que enmarcan las celebraciones y festividades de los habitantes de la región.

La titular de la Secretaría de Cultura manifestó que la región de la Mixteca y sus poblados son un orgullo para el país, lo que genera un compromiso con el patrimonio dañado en esa zona, por lo que se decidió visitarla para constatar los avances en la labor de recuperación de los inmuebles afectados.

En el Templo de Santo Domingo Tlatayapam, del municipio de Teposcolula, que pese a contar con un 95 % de avance en los trabajos de restauración, fue afectado con daños menores por el sismo del 19 de julio. Ahí, el director general del INAH, Diego Prieto, señaló que se aplicarán recursos adicionales para las nuevas tareas de restauración.

El coordinador nacional de Monumentos Históricos del INAH, Arturo Balandrano, aseguró que gracias a las restauraciones hechas, el inmueble no sufrió daños severos, sólo en el campanario y en parte de la bóveda de la iglesia, pero ya se busca la manera de otorgarle más fuerza a la torre sin que sea una técnica agresiva para la construcción; por ejemplo, se pretende trabajar con nuevas tecnologías como fibra de carbón en lugar de acero o concreto, que le fueron adicionados a través de los años, y que generan cargas ajenas a la construcción original.

 

Sobre los daños al inmueble causados por los sismos de 2017, el arquitecto Irivar Santiago Villalba, responsable de la intervención a la iglesia del siglo XIX, expuso que fueron grietas en el campanario, en el intrados de la cubierta y en muros interiores de la iglesia, lo que no afecta la estructura del recinto. La comunidad se dijo agradecida por la atención del INAH en lo que respecta a la restauración de su edificación religiosa. Don Justino López, encargado de la sacristía de la iglesia, destacó que las autoridades responsables de los trabajos nunca dejaron de visitar el inmueble, aunque había veces que no tenían nada que ofrecerles a los trabajadores y al arquitecto responsable de la obra, más que su amistad y el agradecimiento por el apoyo recibido.

En la visita al Templo de San Bartolomé Soyaltepec, localidad que también pertenece al municipio de Teposcolula, el arquitecto resposable de la obra, Eloy Pérez Sibaja, indicó que los daños más significativos que sufrió el inmueble fueron identificados en la cubierta, y constaban de fisuras en tabiques de este elemento, lo que generó la filtración de humedad al interior del inmueble.

“Rehabilitamos la cubierta pero en el proceso descubrimos otras intervenciones hechas con anterioridad a base de materiales no compatibles con el sistema tradicional de construcción, como el cemento, que influyeron en la aparición de esa grietas al interior, por lo que se consolidaron éstas, se volvió hacer el recubrimiento del entortado para dar la geometría de la bóveda y se volvió a recubrir con el enladrillado”. Agregó los daños que tuvo el inmueble fueron grietas, como la que presentaba el coro, donde hay pintura mural, que no generan un problema estructural, sin embargo, se intervino esta parte del templo debido a la importancia de las grafías que datan del siglo XVIII.

El arquitecto Eloy Pérez Sibaja destacó que 60% de los trabajadores involucrados en la recuperación del inmueble son habitantes de las comunidades afectadas.

La restauradora Mireya Olvera, responsable de la intervención, explicó que para la pintura mural se tuvo que utilizar una técnica conocida como estrapo, que consiste en desprender la capa pictórica del muro para que éste sea reparado y después se reintegra. Pese a que al momento, los esfuerzos de los restauradores se centran en la pintura mural, Mireya Olvera mencionó que también se atenderán los ocho retablos, incluyendo el altar mayor.

Acerca del Templo de Nuestra Señora de Guadalupe, en Oaxaca, el arquitecto Arturo Balandrano explicó que las técnicas para la recuperación de la cúpula del importante templo mariano, serán presentadas al Consejo Consultivo porque son decisiones que deben perdurar para los siglos venideros.

Comentarios

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

Estas son algunas actividades que puedes hacer en Zipolite en tiempos de Covid-19

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo