Policías vigilan que vacacionistas no entren a balneario natural del Istmo

Las acciones forman parte de las medidas sanitarias ante el Covid-19 tomadas por la autoridad municipal, así como por el Comisariado de Bienes Comunales
Policías vigilan que vacacionistas no entren a balneario natural del Istmo
Foto: Roselia Chaca
25/03/2020
07:46
Roselia Chaca
Santiago Laollaga, Oaxaca.
-A +A

Una camioneta de la policía de Santiago Laollaga, en el Istmo de Tehuantepec, se encuentra estacionada justo en la entrada a esta población para evitar que vacacionistas de la región accedan al balneario "Ojo de agua", esto como parte de las medidas preventivas contra el coronavirus.

Alberto Espinoza, comandante de la policía municipal, informó que en este punto detienen los vehículos o camionetas ajenas a la comunidad, con personas que intentan visitar este balneario —uno de los más grandes de la región—, y les explican las medidas sanitarias tomadas por la autoridad municipal, así como por el Comisariado de Bienes Comunales, para evitar la propagación del virus Covid-19.

Esta restricción a Santiago Laollaga comenzó hace ocho días. A pesar de las medidas de prevención anunciadas por el gobierno estatal como parte de la campaña "Sana distancia", que implica cierre de espacios públicos y cancelación de eventos de más de 50 personas, debido al intenso calor los vacacionistas y habitantes de la región insistían en refrescarse en las aguas del manantial natural de "Ojo de agua". Por lo que esta acción provocó algunas molestias.

"En un principio se molestaron mucho por la medida, porque los empezamos a detener [a los turistas] y  a no permitirles el acceso a la comunidad. Conforme avanzaron los días, y que se dispersó la información, comenzó a reducirse el número de visitantes", explicó el guardia municipal.

Además, realizan recorridos en el interior del balneario para verificar que se cumpla con la decisión, pues los habitantes son los primeros en no respetar la medida, así que la restricción también los incluye y se les invita a retirarse.

El segundo balneario de esta localidad —también conocido como "Ojo de agua" pero perteneciente a Tlacotepec— de la misma manera se encuentra cerrado por la contingencia. Además, recibe la visita de la policía municipal para  vigilar que se cumpla con la decisión tomada por las autoridades municipales y comunales.

La derrama económica más importante que poseen los comerciante locales se da en Semana Santa por lo que la medida afecta a un 50% de los habitantes de ambas poblaciones que se ven beneficiados de manera directa del turismo local.

Comentarios