La 'ciudad sustentable' de Cué en Mitlatongo: fraude y abandono para sus habitantes

Actualmente sólo 30% de las viviendas de la llamada “ciudad sustentable” están ocupadas, el resto están vacías; la mayoría ha optado por vivir en los alrededores
Foto: Edwin Hernández
27/01/2020
08:42
Juan Carlos Zavala
Asunción Nochixtlán
-A +A

“Lo peor de todo es el engaño del gobierno”, dice convencido Samuel Gregorio López, agente municipal de Santiago Mitlatongo, aquella comunidad que en 2011 fue devorada por las entrañas de la tierra, pues durante cientos de años los habitantes de esta localidad  de la región Mixteca vivieron sobre una falla geológica.

Ha pasado casi una década desde entonces y poco más de tres años desde que nació  la “ciudad sustentable”, un complejo urbano construido por gobierno de Gabino Cué Monteagudo, con el fin de reubicar a toda la población tras la grieta que hundió a todo este pueblo. Hoy está ciudad es prácticamente inhabitable.

Levantadas sobre un cerro blanco donde predomina la piedra caliza, las viviendas construidas por el gobierno de Oaxaca comparten el espacio con  calles como barrancos, por lo que es difícil caminar y si se hace es con el riesgo constante de caer.

 El paso del tiempo y las lluvias provocaron el deslave del cerro y se llevaron la tierra, dejando profundas cicatrices: sus calles presentan enormes grietas y los muros de contención en su mayoría cedieron.

De sustentable no tiene nada: el sistema de drenaje está colapsado, las aguas negras empiezan a brotar entre las calles y la planta de tratamiento nunca funcionó. Las instalaciones eléctricas se desploman por el mismo desgaje del cerro, el agua apenas llega y es insuficiente para los habitantes que decidieron ir a vivir a esas casas, porque no les quedaba de otra.

Una ciudad que costó 275.7 millones de pesos, para sus habitantes no fue más que un fraude.

Fue en 2016  cuando el exmandatario Gabino Cué  hizo entrega formal  de las viviendas y, desde entonces, los pocos habitantes que quedan en Mitlatongo han denunciado la falta de servicios, lo intransitable de sus calles con grietas y el creciente riesgo que sufren cada día que pasa de que todo esto termine por ceder junto con el cerro que se desgaja.

La situación de esta comunidad es tan grave que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) dictó medidas cautelares que fueron aceptadas por el mismo gobierno estatal el 11 de julio de 2017, ya en la actual administración, pero hasta ahora nadie las ha atendido.

Para resolver esta situación, en febrero de 2017 el gobernador Alejandro Murat se reunió con las autoridades de esta localidad, pero de igual forma,  nada se ha concretado.


 El desastre

Agustín Garrido lo recuerda como si hubiese ocurrido ayer. El movimiento de la tierra empezó a notarse en julio de 2011: “De repente, aparecía una grieta en el suelo y uno la volvía a tapar con el pie deslizando la tierra, pero al día siguiente volvía a aparecer y más grande”, relata.

Lo siguiente que ocurrió fue que se reventaban los cables de los postes de luz: “Venían los de la CFE [Comisión Federal de Electricidad] para arreglarlos, pero apenas se iban y ya se reventaban otros y cuando querían reconectarlos, resulta que ya no alcanzaban; después ya no querían venir porque creían que nos robábamos el cable”.

Santiago Mitlatongo se ubica a   120 kilómetros al noreste de la ciudad de Oaxaca. El territorio de este   pueblo mixteco pertenece administrativamente  a Asunción Nochixtlán y  tiene  mil 800 habitantes.  

Tras meses de  hundimientos y grietas, en  octubre de 2011 la falla geológica hundió por completo a esta comunidad, Donde por cientos de años estuvo asentada, nacieron lagunas que obligaron a desplazase a otro lugar a todos los habitantes. En total, fueron 400 las  familias afectadas.

El gobierno de Oaxaca cumplió parcialmente con su reubicación, se construyeron 302 viviendas en un nuevo asentamiento, pero sin  drenaje, energía eléctrica y agua potable. Las calles son intransitables y, según autoridades de la agencia, más de 50%  de las casas tienen cimientos frágiles, por lo que  hay temor de que puedan caerse; también temen que los altos muros de contención  caigan y puedan ocasionar alguna tragedia.

m.jpg
Foto: Edwin Hernández

Por estas viviendas  “a medias”, en 2017 los habitantes de Mitlatongo interpusieron una demanda por fraude contra quien resulte responsable por la llamada “ciudad sustentable”.

Algo similar ocurrió en Santa Cruz Mitlatongo, localidad que pertenece al municipio de Magdalena Jaltepec. También en octubre de 2011, a causa de la falla geológica, la comunidad se hundió y nació una laguna que obligó a la comunidad a desplazarse.

 El gobierno estatal los reubicó en un nuevo asentamiento con la construcción de 183 viviendas, pero sin drenaje porque la planta de tratamiento de aguas  está a un nivel más alto; no hay agua potable porque no cuenta con  bombas para surtirla y la calle principal tiene una anchura de casi 50 metros, por lo que  hay muchos deslaves; también presentaron una denuncia por fraude.


El abandono

Cuando años después el gobierno de Oaxaca decretó la reubicación de ambas comunidades,  aseguró que en el complejo urbano  se invirtieron  275.7 millones de pesos,  pues además de  viviendas, se   construyeron  planteles escolares y centros de salud. Nada de eso funciona.

“Si hay gente que vive aquí es porque ya no tiene otro lugar”, manifiesta Alberto López, de 29 años de edad y habitante de Santiago Mitlatongo.

 Actualmente sólo 30%  de las viviendas de la llamada “ciudad sustentable” están ocupadas, el resto están vacías; la mayoría ha optado por vivir en los alrededores y muchos otros decidieron emigrar.

 Además, no todos los afectados alcanzaron una vivienda: entre 35 y 40 familias se quedaron completamente sin hogar y sin el beneficio de la reubicación.

m1.jpg
Foto: Edwin Hernández

De cualquier forma, advierte Javier Santiago, si la gente decidiera ocupar las casas no alcanzaría el agua potable que apenas llega al nuevo asentamiento y no habría forma de contener el drenaje que empieza a brotar de las calles.

El agente municipal, Samuel Gregorio López, denuncia que también dejaron inconcluso el centro de salud  y ni siquiera está dado de alta ante los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), razón por la que  no puede ser utilizado.

“Lo que demandamos es la atención del gobierno, que terminen lo que iniciaron: las calles están inconclusas, el drenaje no funciona,  no hay agua, la clínica está   inconclusa y sin registro, por eso los médicos y enfermeras no pueden trasladarse, porque tampoco llegarían los medicamentos. Hemos hecho  gestiones, pero hasta ahora no nos han resuelto nada”, lamenta desde esta tierra fracturada.

m2_3.jpg
Foto: Edwin Hernández

Comentarios