El arte migra de los lienzos para habitar en cubrebocas