Por crisis, abuelas del barro negro anhelan una plaza virtual, pero enfrentan la barrera tecnológica