Arte y porno, en el libro “prohibido” de Toledo