Quedarse en casa, un lujo solo para algunos oaxaqueños