Tamales oaxaqueños: recorrer la ciudad en tiempos de pandemia para mantener la tradición

Cargado con la gran olla de tamales y una olla de atole, José Luis Altamirano Miranda inicia su trayecto hacia las colonias de la capital de Oaxaca donde venderá sus tamales

Tamales oaxaqueños: recorrer la ciudad en tiempos de pandemia para mantener la tradición
Foto: Mario Arturo Martínez / EL UNIVERSAL
Más de Oaxaca 02/02/2021 12:04 Mario Arturo Martínez Actualizada 12:23

Oaxaca de Juárez.— Antes del amanecer, José Luis Altamirano Miranda ya se ha despertado. Ha prendido la leña y ha colocado la pesada olla de tamales al fuego. Mientras los tamales se calientan, José aprovecha el tiempo para arreglarse y desayunar.

A las seis de la mañana sus hijos y su esposa ya están despiertos y activos y los tamales ya están calientes. José prepara su triciclo con un pequeño anafre que los mantendrá en la temperatura correcta durante todo su recorrido.

A las siete en punto, José se coloca el casco de motociclista y sale de su casa. En la puerta, sus hijos y su esposa lo despiden. Cargado con la gran olla de tamales y una olla de atole inicia su trayecto hacia las colonias donde venderá sus tamales.

tamales_1.jpg

Originario de la comunidad de Concepción Pápalo, en la región Cañada de Oaxaca, José Luis comenzó con este oficio hace veinte años. “Primero empecé trabajando con unos señores en la Ciudad de México, luego vine a la ciudad de Oaxaca y trabajé un tiempo con mi hermano, después con otra persona pasé 10 años, pero la verdad trabajando de chalán ya no era conveniente así que decidí empezar mi negocio” recuerda Luis.

El sol ya ilumina la ciudad, pero la colonia Benito Juárez aun se encuentra bajo la sobra del cerro del fortín. Luis se toma un momento para mirar el paisaje desde lo alto del cerro, se quita el casco, se peina el cabello, se ajusta el cubrebocas. Toma un pequeño micrófono y comienza a anunciar “tamales, tamales, hay de rajas, de verde, de mole y de dulce, tamales, tamales” repite.

Unos metros después de iniciar su recorrido se escucha un silbido, el primer cliente del día. A media cuadra se encuentra una señora de la tercera edad en la puerta de su casa, usa  cubrebocas y careta, en la mano tiene una palangana. Desde ahí saluda a Luis, que le devuelve el saludo para luego llenar la palangana de tamales de hoja de plátano.

tamales_2.jpg

Luis asegura que el tamal más vendido es el de mole en hoja de plátano, aunque advierte que esto puede variar “se vende mas rápido el de mole y el de salsa verde, pero algunas veces se me acaba primero el de rajas” explica Luis.

Después de recorrer la colonia Benito Juárez, Luis recorre dos colonias más, la Santa María y Loma Linda. La mayoría de sus clientes usan cubrebocas, y mantienen la distancia, pero sobre todo la confianza en Luis. En estas tres colonias ya todos lo conocen, basta preguntar por él en cualquier lugar y darán referencia.

Cerca del medio día termina el recorrido de Luis. Antes de regresar a su casa, va a comprar todos los insumos necesarios para elaborar los tamales del día siguiente. Esta tarea no suele ser complicada, pero las hojas de plátano escasean, en parte por los fuertes vientos que han roto las hojas antes de poder cortarlas y en parte por que el Día de la Candelaria se acerca y las ventas de tamales se disparan.

La competencia por conseguir las hojas es difícil, la semana pasada Luis no pudo vender un día porque pasó más de cuatro horas haciendo fila para poder comprar las hojas de plátano en la Central de Abasto.

tamales_3.jpg

Alrededor de la una de la tarde, Luis ya está en casa y su esposa Eva de la Rosa ya ha preparado los guisados de los tamales. “El trabajo es en conjunto, todo lo que yo hago ella lo hace también, entre los dos hacemos todo porque si no nos apoyamos es mucha la carga para uno solo”, explica Luis.

Mientras los guisados se enfrían aprovechan para comer, después comenzarán la preparación de los tamales, un trabajo laborioso que hacen con mucho cariño y respeto por su oficio, aseguran.

Antes de la pandemia derivada del Covid-19, José Luis preparaba más de mil tamales para el Día de la Candelaria, este año solo preparará cuatrocientos, sabe que las ventas han bajado más de la mitad, pero se mantiene entusiasta “trabajo es trabajo, sea mucho o poco es algo” sentencia José Luis.

Con tan solo 12 años su hijo mayor recibe pedidos en su Facebook personal “Tamales Elioenai” y aunque llegan pocos clientes a través de la plataforma, a Luis le hace feliz saber que su hijo siempre esta dispuesto a ayudar.

tamales_5.jpg

Casi al caer el sol los tamales ya están listos, los coloca en el pequeño anafre arriba de su triciclo motorizado y José Luis sale nuevamente a recorrer las tres colonias. “Antes de la pandemia, salía todas las tardes, ahora, salgo un día si, dos no, depende que tal se este vendiendo, si veo que se vende, salgo mas seguido” explica.

José Luis vuelve a su casa pasadas las diez de la noche. Toma café con pan, platica con su esposa, juega con sus hijos y cerca de la media noche se va a dormir para estar listo para la siguiente jornada.

Temas Relacionados
tamales oaxaqueños tamales Oaxaca

Comentarios

Dan golpe a repartidores clandestinos de alcohol

Dan golpe a repartidores clandestinos de alcohol

Decomisan mil 500 cajas de cerveza en la capital de Querétaro; su venta se estima en 500 mil pesos

Secretario de Seguridad es intubado por Covid-19

Secretario de Seguridad es intubado por Covid-19

Jaime Ernesto Pineda Arteaga presenta complicaciones por la enfermedad, informó la dependencia

Tamales oaxaqueños en tiempos de coronavirus

Tamales oaxaqueños en tiempos de coronavirus

Para mantener la tradición en Día de la Candelaria, tamalero recorre las colonias de la ciudad de Oaxaca