Barro naranja de Tavehua: En Oaxaca, artesanías y changuitos también usan cubrebocas

Un taller conserva de esta comunidad de la Sierra Norte de Oaxaca conserva el legado y creación de piezas y figuras en la tierra rojiza de la región, pero además se adaptan hasta a la realidad de la pandemia

Barro naranja de Tavehua: En Oaxaca, artesanías y changuitos también usan cubrebocas
Foto: Mario Arturo Martínez
Más de Oaxaca 23/03/2021 08:22 Mario Arturo Martínez Oaxaca Actualizada 07:53

San Andrés Soloaga.- Dentro de La Casa del Barro todo se ve color ocre, la luz amarilla de la mañana se cuela por las ventanas de madera, impacta las piezas de cerámica pulida, los adobes y el barro crudo, creando una luz cálida y amable a la vista. Ahí, rodeada de luz y arcilla, Elsa González Robles usa sus manos para crear con barro todo lo que su imaginación le dicta.

Este arte lo aprendió cuando era una niña, a la edad de siete años, jugando con el barro y la tierra. Haciendo pequeñas tortuguitas, mientras su madre, Anatolia Robles, creaba piezas ya icónicas en la cerámica oaxaqueña, como los conejos músicos. 

En  realidad para Elsa el barro fue un camino natural, pues la alfarería y el campo son las principales actividades económicas en la comunidad de Santa María Tavehua y sus piezas de barro naranja son características y reconocidas entre las montañas de la Sierra Norte de Oaxaca.

Elsa aprendió de su madre el oficio de la cerámica y de su padre,  José González, el ímpetu de buscar nuevos mercados para sus productos, pues acudía con él a las ferias artesanales, a las plazas y puntos de venta. Estos viajes le ayudaron a conocer el arte y los artesanos de otras comunidades, a desarrollar el suyo y a aprender siempre cosas nuevas.

 Elsa recuerda con cariño cómo aprendió a hacer aretes. 

barro_naranja_oaxaca_3.jpeg

Foto: Mario Arturo Martínez

“Me acuerdo de los aretes.  Cuando empecé a salir a las ferias, nadie me quería decir cómo se hacían, les preguntaba a los artesanos de Atzompa, de San Bartolo, y nadie me quería decir, solita fui observando cómo se hacían. En las ferias me encontraba a los hippies y me acuerdo mucho cómo les dije: ‘¿Me enseñas?’ y me dijeron que sí. Me enseñaron a hacer los aretes, yo tenía los diseños de barro, pero no sabía cómo armarlos y ellos me enseñaron”, cuenta.

Elsa siempre quiso tener un espacio independiente para trabajar, un taller completo y  con una sala de exhibición. Construir ese sueño le llevó seis años de trabajo y fue así que nació La Casa del Barro, proyecto en el que   rescató las antiguas tradiciones arquitectónicas de su comunidad, pues construyó las paredes de adobe. 

Lee también: Artesanos, entre el encierro y el olvido

Además,  el techo está hecho de tejas que compró a personas que habían cambiado sus techos y,  por encima de las tejas, cruces de barro que simbolizan protección y que han quedado en desuso entre  la arquitectura actual de la comunidad. 

Así surgió La Casa del Barro, hecha en su totalidad con tierra de la misma comunidad: paredes, techos, remates y adornos hechos con el  mism barro de distintas épocas.

Aunque la construcción se terminó en abril, Elsa decidió inaugurar el 9 de julio: “Escogí la fecha del cumpleaños de mi mamá, porque ella empezó a hacer las primeras figuras. Yo dije: ‘Cuando se hagan los aniversarios del taller, también se le recordará a ella’”. 

Los changos con mascarillas 

barro_naranja_oaxaca_1.jpeg

Foto: Mario Arturo Martínez

Una tarde, Elsa y su padre platicaban sobre la comida para los invitados a la inauguración del taller. José sugirió dar plátanos como postre, fue al campo y cortó unas seis pencas. Elsa pensó en hacer charolas para los plátanos pero su padre le contó que antes era común en Tavehua colgar los plátanos y tomarlos cuando maduraban directamente de la penca.

“Yo pensaba, qué puedo hacer para que llame más la atención, y así es como decidí hacer changuitos, para decorar las pencas y de ahí en adelante he tenido mucha demanda”, cuenta.

Los changuitos de barro que Elsa crea han adquirido  tanta popularidad que representan el mayor porcentaje en los pedidos que recibe su taller.

Cada escultura es hecha totalmente a mano, así que cada changuito es distinto: los hay sonrientes, en familias, tomando fotos, leyendo, trepando por las ramas. Recientemente se incorporó un diseño muy peculiar: changuitos con cubrebocas.

Elsa explica que,  a raíz de la pandemia derivada por la enfermedad del Covid-19, decidió dar un giro a sus creaciones y así nació un modelo de changuitos con cubrebocas. 

barro_naranja_oaxaca_5.jpeg

Foto: Mario Arturo Martínez

“Estaba trabajando haciendo una cara, no sabía si se iba a estar riendo o sacando la lengua y de pronto pensé: ‘Voy a hacer uno con cubrebocas’, y se vendió muy rápido, luego me pidieron más y más”, recuerda.

La popularidad de esta pieza con cubrebocas fue tanta, explica,  que comenzó a hacerlos en distintos tamaños y con letreros que mencionan el uso obligatorio del cubrebocas y que,  ahora, en esta nueva normalidad,  son muy requeridos, sobre todo para las entradas de  los negocios locales.

Al día de hoy, Elsa  ha hecho más de mil de estas piezas nacidas en tiempos de pandemia. 

El éxito de los changuitos con cubrebocas fue fortuito. Elsa incluso narra que al  principio de la cuarentena los intermediarios y compradores dejaron de llegar, pero ella  no perdió el ánimo y continuó produciendo obra. Poco a poco las piezas de barro se acumularon en el taller y  el espacio estaba casi lleno. Nadie compraba. Hasta que un día llegó un cliente, luego otro y otro y casi se acabó toda la producción que tenía, recuerda Elsa.

barro_naranja_oaxaca_6.jpeg

Foto: Mario Arturo Martínez

Pensar en el fin de la pandemia y el fin del uso del cubrebocas es inevitable para la artesana. No sabe cuánto tiempo seguirá produciendo sus esculturas de changuitos con cubrebocas; sin embargo, cree que ese modelo será una huella en la historia, lo ve como un recuerdo de todo lo que pasó y lo que esta viviendo ahora.

Aunque los changuitos sean las piezas más populares en el taller  no dejan de crear piezas utilitarias, pues personalmente Elsa ha decidido renovar  su cocina y eliminar todos los trastes de plástico, peltre y aluminio, supliéndolos por barro. Muchos clientes miran su cocina y deciden imitarla. 

Con ello ha dado nueva vida a  cruces y chimeneas de barro,  piezas que cada vez se usan menos, pero que Elsa sigue produciendo para que  no se olviden ni se extingan, a la vez que  innova, reinventa y preserva la tradición del barro naranja de Tavehua.

Comentarios

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

Estas son algunas actividades que puedes hacer en Zipolite en tiempos de Covid-19

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo