El pueblo ikoots donde se “paga” por apellidos ilustres

Algunos nombres de personajes ilustres, como Alba Edison y Gutenberg, suenan en en esta comunidad

Municipios 01/02/2020 20:45 Actualizada 09:06

Además de ser los más conservadores entre los ikoots,  en cuanto a la preservación  del ombeayiüts, su lengua,  así como de  sus rituales, los habitantes de este pueblo del Mar  tienen otra peculiaridad: comparten  apellidos de inventores, emperadores y virreyes; así como  linajes de casas españolas e italianas, convirtiéndolos en una de las comunidades más peculiares del  Istmo.

Es común que los habitantes de esta franja de tierra que se arropa con las aguas del océano Pacífico y la laguna Superior lleven los apellidos de generales o caballeros, pero principalmente de  inventores  estadounidenses  y alemanes, como  Thomas Alva  Edison y  Johannes Gutenberg, o  del virrey  José Iturrigaray y de otras cunas  españolas, como Irrizari, Larrinzar, Olavarri o linajes  italianos, como Fiallo y  Michilino.

También son normales los apellidos que llevan el nombre del emperador azteca Moctezuma o el último rey zapoteca, Cocicopi, o de héroes  militares como, Zaragoza y  Llave.  Algunos apellidos españoles que se extinguen son Mauleon, que tienen origen con  caballeros de Valencia;  Olloki, cuya raíz se centra en el   linaje real de Navarra.

En contraste,   apellidos tan comunes en México,  como López, Sánchez, Martínez y Jiménez no existen entre los nativos de San Mateo del Mar, quienes los portan   son avecindados que llegaron después a poblar  esta tierra que se extiende alargada  entre dos mares.

José  Alfredo Burgoa Olivarri, director del preescolar Vicente Guerrero de San Mateo, recuerda que se enteró que  el Burgoa más célebre fue el fraile dominico Francisco de Burgoa, estudioso de la Cultura Zapoteca en la Colonia, así que al saberlo se impresionó y compartió la información con su padre que desconocía el origen.

Como él, muchos de los  habitantes no tienen idea de cómo obtuvieron los apellidos célebres y rimbombantes que portan. Otros, como el profesor José Alfredo, repite lo que  escuchó entre ancianos.


Un misterio

“No se tiene una versión real de cómo llegamos a tener estos apellidos muy españoles y hasta de celebridades como Gutenberg, Edison, Negrete, como el cantante Jorge Negrete o Infante. Lo que se cuenta, sin saber si es verdad, es que antes eran los curas los que ponían los apellidos”, comenta.

El educador abunda que  cuando los niños nacían, los padres se los llevaban a los sacerdotes, quienes  no sólo les asignaban los  nombres en función de lo que indicaba el santoral del calendario, sino que también les elegían el apellido.

Otra versión para explicar tantos apellidos “ilustres” en una franja tan pequeña de tierra es menos alagadora. Aunque  tampoco está confirmado, es muy  común escuchar entre los habitantes  que los lugareños  comenzaron a comprar apellidos “notables” a un juez del registro civil en algún momento de la historia:   mientras más inusual  o raro, más caro.

“A mí me contaron, pero no se sabe si es real, que empezaron a comprar los apellidos, mientras más raro más caro. Los apellidos que son nombres, como Franco o Pascual, eran los más baratos en adquirir”, comenta la poeta ikoots Lesvia Esesarte Baoles.

Agrega que también se sabe que algunas personas se cambiaron los apellidos, como el Cisijopi, por otros más comunes, como el Gutiérrez, pero confiesa que  “los habitantes no tenemos una información real de los apellidos”.

Un misterio. El historiador y lingüista Víctor Cata explica que  San Mateo del  Mar es el único pueblo de Istmo de Tehuantepec  que tiene esos apellidos célebres, pero que,  desafortunadamente, no se tiene un trabajo de investigación en el que  se explique el origen de esa práctica.

Aun así,  dice que los apellidos de abolengo daban poder y  estatus en la Colonia y,  al ser San Mateo un pueblo  conservador, optaron por llevar nombres castellanizados que no fueran comunes.

“No existen muchos datos sobre los apellidos, pero por ejemplo, Don Juan Cortés, el último señor de Tehuantepec, su nombre en zapoteco era Lachi [Lagartija] y  su esposa era una señora huave [ikoots] que los zapotecas llamaron Biusi Cashi [Garza preciosa]. Ella tenía  seguramente  un nombre en su lengua que estaba relacionado a la garza,   animal de acuático, pues los huaves son hombres del Mar”.

Agrega que, en algún momento, al castellanizar sus nombres, tomaron estos apellidos no comunes, y conincide que lo más probable es que haya sucedido “junto con el bautizo o evangelización  de los frailes”.
 

Comentarios

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

Estas son algunas actividades que puedes hacer en Zipolite en tiempos de Covid-19

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo