Dos meses después del sismo, ayuda incompleta; mixes olvidados

Algunos damnificados aún no reciben los apoyos económicos para la reconstrucción de sus viviendas

Foto: Edwin Hernández / EL UNIVERSAL
Municipios 07/11/2017 13:51 Lizbeth Flores Oaxaca de Juárez, Oaxaca Actualizada 08:54

A dos meses del terremoto de magnitud 8.2 que afectó a Oaxaca, principalmente a la región del Istmo de Tehuantepec, conformada por 41 municipios, aún no se han entregado los apoyos económicos a todos los damnificados para la reconstrucción de sus viviendas ni se han reanudado las clases.

Mientras tanto, a comunidades de la zona Mixe, en la región Sierra Juárez, ni siquiera han llegado los evaluadores de las dependencias estatales.

Mixes olvidados

Una de las regiones afectadas por el sismo del 7 de septiembre fue la Sierra Juárez, principalmente de la etnia Mixe, donde autoridades locales reportaron daños en una decena de comunidades, además de denunciar la desatención de los gobiernos federal y estatal.

Uno de estos municipios es Santiago Zacatepec, distante a unos 120 kilómetros de la capital de Oaxaca, donde el sismo y las torrenciales lluvias, afectaron a 198 familias.

Sin embargo, de acuerdo con el secretario auxiliar del ayuntamiento, Chayanne Cruz Romero, a dos meses del desastre natural, la población sigue sin ser atendida por el gobierno estatal y la Federación.

Señaló que ni personal de la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPCO) ha acudido a la evaluación de los cinco planteles educativos, de los cuales cuatro presentan fallas en su infraestructura.

La atención a las familias damnificadas, explicó, ha sido con recursos del ayuntamiento y con la ayuda de personas de otros estados del país, así como de fundaciones, quienes han enviado víveres a esta comunidad.

Con relación al censo de casas, la autoridad local informó que hasta el momento ningún representante de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) ha llegado, únicamente les enviaron los formatos para que el propio ayuntamiento hiciera la evaluación de daños, por lo que desconocen si recibirán recursos para la reconstrucción.

“La Sedatu no ha venido, no nos han notificado nada, la autoridad misma ha ido a la ciudad de Oaxaca a insistir en el apoyo pero no se ha dicho nada, que se haya dignado el gobierno a venir aquí y ver cómo están las condiciones, nunca lo hicieron”, acusó.

El registro contempla 198 viviendas afectadas, y de estas 40 son pérdida total tan sólo en este municipio.

En cuanto a la infraestructura educativa, aunque hay cuatro escuelas con grietas, de un total de cinco, las clases se reanudaron desde septiembre en las explanadas de los planteles y en aulas provisionales elaboradas con nylon, afirmó Cruz Romero.

El terremoto de magnitud 8.2, ocurrido el 7 de septiembre con epicentro en el Golfo de Tehuantepec, y que ha tenido más de nueve mil réplicas a la fecha, dejó en Oaxaca 81 víctimas mortales y más de 120 mil damnificados, quienes perdieron a familiares y su patrimonio.

En Istmo, lento

En la zona istmeña viven a alrededor de 700 mil personas, de las cuales de acuerdo con los gobiernos federal y estatal, son 120 mil los damnificados por el fenómeno natural, a quienes se les entregarán las tarjetas de débito del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) para la reparación o reconstrucción de su hogar, según el censo realizado por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Hasta el 4 de noviembre culminó la entrega de estos apoyos en Juchitán de Zaragoza, que se dieron durante una semana, y que a pesar de ser uno de los municipios más destruidos, fue el penúltimo para ser atendido en esta etapa de la reconstrucción que en un principio sólo habían sido contemplados 40 de 41 municipios del Istmo.

Aún falta por atender el municipio de San Pedro Tapanatepec, perteneciente al distrito de Juchitán de Zaragoza, informó el delegado de la Sedatu en Oaxaca, Elpidio Concha Arellano.

Sin precisar el número de damnificados, el funcionario prevé que el jueves 9 de noviembre comience la entrega de tarjetas en este último municipio que falta por atender.

Para la reconstrucción de la región del Istmo, donde hubo más de 63 mil viviendas dañadas, además de escuelas e inmuebles históricos destruidos, el gobierno de Oaxaca contempla ocho mil millones de pesos, y la cual estima se lleve a cabo en un año.

También sin clases

De acuerdo con el último reporte de Bansefi, del 29 de octubre, en el cual se aseguraba que con Juchitán terminaba la entrega de apoyos económicos a los damnificados del Istmo de Tehuantepec, se han repartido 54 mil 135 tarjetas que equivalen a 812 millones de pesos, recursos provenientes del Fondo de Desastres Naturales (Fonden).

Según el registro, los beneficiarios han gastado 582 millones 645 mil 796 pesos y de esta cifra, 65 millones 607 mil pesos han sido para la compra de materiales para la construcción, mientras el resto fue de libre disposición.

Respecto al reinicio de clases en esta zona de Oaxaca aún no se ha establecido una fecha para los más de 180 mil alumnos de esta región. Cifras del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) refieren que de las tres mil 89 escuelas de educación básica dañadas en la entidad, dos mil 24 están ubicadas en el Istmo de Tehuantepec, y de las cuales 13 serán reconstruidas totalmente.

Para atender a los estudiantes de los planteles afectados de esta región se destinaron más de 292 millones 113 mil pesos para la construcción de 700 aulas temporales, las cuales debieron de entregarse el 20 de octubre, lo que no ha ocurrido a la fecha.

Comentarios

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

Estas son algunas actividades que puedes hacer en Zipolite en tiempos de Covid-19

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo