Cólera, dengue o coronavirus, el miedo nunca se va, dice enfermera de Juchitán

Cuando se supo que el hospital de Juchitán tendría destinado un espacio designado para enfermos de Covid-19, de las 163 enfermeras el 30% se fue

Cólera, dengue o coronavirus, el miedo nunca se va, dice enfermera de Juchitán
Foto: Cortesía
Municipios 12/05/2020 18:37 Roselia Chaca Oaxaca Actualizada 18:37

Juchitán de Zaragoza.— La estrecha calle Salud, de un fraccionamiento de interés social en Juchitán, está habitada por médicos y enfermeras que laboran en distintos hospitales y centros de salud de la región del Istmo de Tehuantepec. En una de estas viviendas, por una puerta lateral que conduce a un pequeño patio, Genys entra todos los días, desde hace más de un mes, luego de terminar su jornada laboral en el Hospital General “Macedonio Benítez Fuentes”.

María Eugenia Morales Cortés, enfermera con 28 años de servicio, es una de las mujeres que durante mes y medio atendieron a los tres pacientes con Covid-19 internados en ese hospital. 

Desde que comenzó la contingencia sanitaria, Genys —como la llaman de cariño—, realiza un ritual al llegar a su casa como medida preventiva antes de convivir con su familia, aunque en el hospital haya seguido antes un protocolo de limpieza.

María Eugenia es una de las enfermeras con más antigüedad que laboran en ese nosocomio, así que no es la primera vez que se enfrenta a una contingencia sanitaria de alto contagio o riesgo, aunque para ella el miedo sigue siendo el mismo, “ese nunca cambia”. 

Ella recuerda que en 1991 estuvo con 20 enfermeras en la primera línea durante un brote de cólera que dejó muertos en la región. Después se enfrentaron al dengue, hace 15 años, la primera vez que arrojó muertos esta enfermedad; y así transcurrió su vida profesional hasta ahora, con la pandemia por Covid-19 que tan sólo en la región del Istmo ha dejado 36 casos positivos y seis defunciones.

whatsapp_image_2020-05-12_at_17.52.48_1.jpeg

Foto: Cortesía

Mucho antes de que esta enfermedad causada por un nuevo tipo de coronavirus tocara tierras istmeñas, Genys era una de las 120 trabajadoras del hospital “Macedonio Benítez” que se manifestaron fuera del Palacio Nacional, en la Ciudad de México, el pasado 3 de marzo, para exigir al gobierno dotarlos de insumos. 

Con lo que se obtuvo a partir de esta exigencia el personal médico logró dar una atención de calidad a los tres pacientes por coronavirus, aunque lamentablemente uno no logró superar la enfermedad por la obesidad y diabetes que padecía.  

Cuando se supo que el hospital de Juchitán tendría destinado un espacio designado para enfermos de Covid-19, de las 163 enfermeras el 30% se fue, algunas por ser personas vulnerables, de mayor edad, “otras más simplemente desertaron por miedo, poniendo de pretexto vacaciones u otros motivos”, comenta Genys, quien quedó entre el personal médico que batalla en primera línea contra este nuevo virus.

“El miedo, ese nunca desaparece”, asegura Genys. Es el mismo miedo el que las acompaña cuando comienzan a vestirse para entrar a la zona contaminada, hasta atender a los pacientes, pero valoran que ellas son las únicas que pueden salvarlos, así que recuerdan que van a la guerra muy bien protegidas.

“No voy a negar que tuve miedo, ese siempre lo tendré cuando me enfrento a una enfermedad contagiosa o peligrosa; pero no es la primera vez que estoy frente a un enemigo invisible. Luego del miedo nos entra una especie de emoción o adrenalina por lo que vamos hacer, salvar una vida, al final eso es lo que gana”, cuenta la enfermera mientras se refresca en la entrada de su casa.

Bajo las instrucciones de una de sus compañeras, las enfermeras que entran a la zona de Covid-19 tardan 20 minutos para colocarse su traje médico, un impermeable, luego otra bata quirúrgica, mascarilla N95, goggles, una careta protectora, tres pares de guantes, un gorro y dos pares de botas.  Son cuatro horas en un traje que las lleva a experimentar  hasta 32 grados de calor, además de perder la noción del tiempo, no portan celular ni reloj.

“Además del calor insoportable, lo más difícil para mí fue maniobrar con los guantes, yo que uso lentes tenía que usar una lupa para ver bien. Son cuatro horas que no llegamos a sentir porque se pierde la noción, hasta que una compañera nos llega a suplir. Durante 24 horas éramos 12 enfermeras todos los días”, detalla Genys, quien también se desempeña como maestra en Enfermería.

Después de cumplir las cuatro horas atendiendo a los pacientes, al personal de enfermería le toma otros 20 minutos en desinfectarse. Paso a paso y con mucha precaución se desprenden de cada una de las prendas que portan, mismas que son desechadas a una bolsa de residuos infecciosos. Luego de hacerse gárgaras con bicarbonato y tomar un suero, salen del hospital por una puerta especial sin tener contacto con nadie, ni con nada.

Al llegar a casa, casa día Genys entra por la puerta lateral, se quita todo y se baña, luego cruza el patio y vuelve a reiniciar su vida normal, con la tranquilidad en su pensamiento de haber cumplido con su deber: salvar vidas.

Comentarios

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

Estas son algunas actividades que puedes hacer en Zipolite en tiempos de Covid-19

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo