La cocina comunitaria de Unión Hidalgo que continúa tras el sismo

La atienden 10 voluntarias “Son ejemplo de solidaridad”
Las comuneras aseguran que cerrarán la cocina hasta que el último vecino en proceso de reconstrucción deje de solicitar un plato de comida. Fotos: Cortesía
14/10/2018
01:39
Roselia Chaca
Unión Hidalgo, Oax.-
-A +A

Todo comenzó  seis días después de que el sismo de 8.2 grados dejó sin hogar a  2 mil 811 familias en Unión Hidalgo. El 13 de septiembre del 2017 unas 20 mujeres comuneras y esposas de comuneros se organizaron y crearon la primera cocina comunitaria en esta  población zapoteca  rodeada de aerogeneradores eólicos.

Un año y 17 días han transcurridos desde que sirvieron los primeros platos con comida. De las 20 mujeres, ahora sólo quedan  10  comuneras y defensoras de la tierra, todas ligadas a la lucha por la defensa del territorio y contra  los proyectos eólicos.  Las mujeres bautizaron el comedor como “Cocina Comunitaria de Mujeres Indígenas en Defensa de la Vida”.

Rosario  Cuevas Castellanos es una maestra jubilada que se sumó a la iniciativa desde el primer día. Ella recuerda que  la cocina inició alimentando hasta 300 personas por día y se otorgaban las tres comidas diarias de manera gratuita,  bajo el auspicio del Comisariado de Bienes Comunales.

Después, llegó la ayuda en forma de víveres de organizaciones civiles. Llegó  tanto, dice,  que también se  distribuyó a los más afectados.

Pasada la contingencia, ya en los primeros meses de 2018,  la ayuda humanitaria disminuyó, con los víveres que lograron almacenar, la cocina llegó casi al año y fueron nuevamente los comuneros quienes aportaron para los insumos más fuertes de las comidas.

Rosario Cuevas cuenta que todo ha sido una iniciativa de comuneros y comuneras, que desde  un principio se organizaron en cuatro equipos de cinco personas para apoyar a los damnificados. 

“Antes de llegar a diciembre de 2017 las demás  cocinas comunitarias cerraron, pero nosotras continuamos porque ya llevamos años organizadas para pelear nuestros derechos sobre la tierra. Tenemos experiencia en mantenernos en lucha, creo que eso ha ayudado mucho en seguir”, explicó la también dirigente de maestros jubilados en Unión Hidalgo.

Guadalupe Ramírez Castellanos  es de las que insisten en mantener la cocina en la etapa de reconstrucción, sobre todo, enfocado a los trabajadores y obreros que están en la construcción de viviendas y que son de otros estados; por ello, ahora sólo se pide una cuota de recuperación que es utilizada para comprar los insumos.

Actualmente, alimentan a unas  25 personas con dos comidas diarias que se sirven  debajo de  dos toldos de plástico que están ubicados en el patio de las oficinas del Comisariado de  Bienes Comunales. La cuota es para los gastos  de la cocina, pues ninguna de las cocineras cobra y se rolan  los horarios para cerrar a las seis de la tarde.

“No se debe de abandonar la cocina porque hay gente que se beneficia, que necesita el apoyo. No es un capricho mantenerla abierta, aquí, desde Bienes Comunales, se está luchando por nuestros derechos y nosotras estamos luchando desde la cocina, es un símbolo de resistencia”, comenta Guadalupe.

Mujeres que hacen historia

cocineras_comunitarias_union_hidalgo_2.jpg

Para Norma Cacho, la coordinadora de Procesos Organizativos de la organización Proyectos de Derechos Económicos,  Sociales y Culturales (ProDESC), la cocina de Unión Hidalgo es  un ejemplo de comunalidad, donde la vida y la resistencia van de la mano, “y donde se trabaja respetando    principios de solidaridad y hermandad”.

La activista, quien asesora a las cocineras, explica que las mujeres que sostienen esta cocina son más que comuneras  porque conviven en todo el proceso organizativo, se consultan, proponen, se ayudan, discuten y se reconcilian. 

Con todo ello, dice, aportan a la sociedad y  hacen historia por ser la primeras en el Istmo  que crean un espacio humanitario, desde el cual defienden sus territorios.

Valentina, Alma,  Rosario, Lupita, Alba, Irma,  Guillermina, Arcelia, Beatriz,  Rosalva y  Mireya aseguran que cerrarán la cocina hasta que el último  ciudadano que se encuentre  en el proceso de reconstrucción de Unión Hidalgo deje de solicitar un plato de comida.

 

Comentarios