Julia, la última anciana que elabora los resplandores zapotecas

Lleva 60 de sus 79 años en esta rigurosa labor; sólo los fabirca con holanes antiguos de algodón que ubica en fiestas y luego compra a sus dueñas
Fotos: Roselia Chaca EL UNIVERSAL
28/07/2019
09:00
Roselia Chaca
Juchitán de Zaragoza
-A +A

La elaboración de esta prenda es complicada. Para  Julia, la confección le lleva más de un mes, aunque en su juventud sólo requería 15 días. Actualmente, el principal material para su producción son  los holanes de encajes antiguos, por lo que se requiere monitorear estas prendas usadas de algodón y adquirirlas.Julia Ruiz Santiago tiene 79 años, las fuerzas  se le han menguado, pero no las emociones, por eso, aunque sufre de artritis, sigue elaborando los tradicionales resplandores conocidos como Bidani quichi   (Huipil  blanco), que forman parte del atuendo ritual de las mujeres zapotecas del Istmo de Tehuantepec.

La prenda blanca que simula los rayos del sol sobre la cabeza  tiene dos usos: el primero es para asistir a una misa o un acto sacro; es entonces   cuando se coloca   dejando asomar sólo el rostro y el huipil  de encaje cae sobre el pecho y la espalda.

El segundo es para las fiestas, ya sea bodas o bailes. En este caso,  se dobla dejando que el  encaje blanco se coloque en la parte alta de la cabeza y caiga en los hombros y la espalda, como un penacho.

resplandor-4_oax_102414349.jpg

La elaboración de esta prenda es complicada. Para  Julia, la confección le lleva más de un mes, aunque en su juventud sólo requería 15 días. Actualmente, el principal material para su producción son  los holanes de encajes antiguos, por lo que se requiere monitorear estas prendas usadas de algodón y adquirirlas.

“Ahora ya no se hacen holanes de algodón, ahora son sintéticos,   organdí y  organza, por lo que no logran almidonarse, otro de los procesos que debe de llevar el holán, así que mi hija Verónica cuando ve en una fiesta un holán antiguo busca comprarlo, porque es el mejor material para trabajar los resplandores, usamos holanes reciclados, nunca nuevos”, dice esta  mujer zapoteca. 

Julia también considera que actualmente   los que se venden en  el mercado son artificiales y muy duros, cuando  los resplandores no deben de serlo, al contrario deben de tener movimiento. “Eso lleva un trabajo y eso es lo que hago”, explica Julia sentada detrás de su máquina Singer.

El holán de un resplandor mide 3 metros de largo y 28 centímetros de ancho. Con el plisado y el almidonado, el holán queda de 80 centímetro, suficiente para que llegue a la espalda de las mujeres y tenga movimiento al bailar. El precio de un resplandor 100% artesanal es de mil 500 pesos, aunque se puede conseguir de menor precio si es sintético.  

El almidonado de las piezas lo realizan en San Blas Atempa , porque allí una artesana  las trata con el mejor almidón y le da un toque de azul añil, así que los resplandores de  Julia no son  completamente blancos, sino que tiene destellos de ese azul índigo que le da  un toque de elegancia

Julia lleva más de 60 años elaborando resplandores y por una década   los confeccionó para las bailarinas de las delegaciones de Juchitán  en la Guelaguetza. Ahora  le encargan holanes  para bodas  y exposiciones. 

Aunque  elabora sólo dos piezas al año, no deja de crearlas porque dice que es de las últimas ancianas zapotecas que las confecciona con la rigurosidad de las prendas antiguas.
 

Comentarios