En estos municipios zapotecas la organización comunitaria mantiene a raya a la pandemia

Talea de Castro, Guelatao de Juárez y Villa Díaz Ordaz Tlacolula registran 0 contagios a cuatro meses y medio de que se reportó el primer caso en Oaxaca
Foto: Ayuntamiento Guelatao de Juárez
30/07/2020
02:46
Fernando Miranda
Oaxaca
-A +A

A cuatro meses y medio de que se registró el primer contagio de Covid-19 en Oaxaca, Villa Talea de Castro, Guelagao de Juárez y Villa Díaz Ordaz Tlacolula son tres de las comunidades zapotecas, las dos primeras de la Sierra Norte y la última de los Valles Centrales, que han tenido éxito en la contención de la pandemia, pese a no contar con infraestructura médica, ni un plan de gobierno para frenar la epidemia  en las zonas indígenas.

Que Talea, Guelagao y Villa Díaz Ordaz sigan sin reportar un sólo caso del virus que asola al mundo se debe enteramente a que los mecanismos comunitarios han mostrado eficacia, de acuerdo con las conclusiones  de los participantes del panel virtual “Experiencias en prevención y contención de Covid-19 en pueblos indígenas de Oaxaca”, organizado por el Centro Profesional Indígena de Asesoría, Defensa y Traducción A.C. (Cepiadet).

Entre las medidas comunitarias que se han llevado acabo en estas localidades destacan retenes o filtros sanitarios a la entrada de la población y auto abastecimiento de  víveres a fin de evitar la salida de pobladores a surtirse en otras localidades o a la ciudad de Oaxaca, lo anterior mediante el cultivo de hortalizas a nivel familiar.

Según lo discutido en el panel, desde mediados de marzo pasado, luego de haberse declarado la pandemia del nuevo coronavirus por parte de la  Organización Mundial de la Salud, las comunidades indígenas de la entidad establecieron filtros de control de entrada y salida de pobladores y visitantes, a fin de atajar la llegada del contagio.

En el caso de la Villa de Talea de Castro, las autoridades municipales, elegidas por Usos y Costumbres, establecieron retenes para controlar el ingreso de personas que viven fuera de la comunidad, así como un toque de queda de nueve de la noche a cinco de la mañana.Además, las mismas autoridades se encargaron de comprar víveres para distribuirlos al costo entre las familias a fin de evitar su salida.

whatsapp_image_2020-07-30_at_14.43.28.jpeg

Foto: Mario Arturo Martínez

“El principal objetivo ha sido evitar el contagio de la enfermedad, dado que el centro de salud de la comunidad no cuenta con la infraestructura necesaria para dar atención a un posible paciente con Covid-19”, señaló el tesorero municipal de Talea de Castro, Edén Martínez Santibáñez.

El funcionario explicó que, no obstante, saben que el virus puede llegar en cualquier momentos, por lo que han adquirido mascarillas KN95, un traje completo de protección, y con el apoyo de personal médico han adaptado un tubo de aislamiento a una camilla, “para estar prevenidos en caso de que se presentara la necesidad de trasladar a un paciente al hospital COVID más cercano”. 

No es el único ejemplo de medidas comunitarias en poblaciones indígenas en la Sierra Norte. Adelina Beteta, regidora de Salud, Educación y Ecología de Guelatao de Juárez  explicó que en esa comunidad han tomado medidas similares a las de Talea, además de reducir los horarios de apertura y cierre de comercios, el cierre total de sitios turísticos, el uso de obligatorio de cubrebocas y el reparto de plantas comestibles y semillas a la comunidad para que produzcan hortalizas para su propio consumo. 

Tales medidas, dijo a su vez el presidente municipal de Villa Díaz Ordaz Tlacolula, Alheiro García Martínez, han sido tomadas de buen agrado por la mayoría de la población, pero también hay quienes se han inconformado, cuando necesitan salir a realizar algún trámite o a una cita médica, lo cual ha generado estrés al interior de la comunidad. 

De acuerdo con los participantes del panel, moderado por  Dalí Ángel Pérez, Coordinadora de la Unidad de Juventud y Mujer Indígena del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (FILAC), las acciones y medidas implementadas en las tres comunidades han funcionado de manera positiva, pues hasta ahora no se ha detectado ningún caso de personas con Covid-19. 

También aseguraron que así como estas medidas implementadas se están tomando en cuenta otros factores como violencia de género que se presenten en las poblaciones y que atienden las autoridades comunitarias.

Comentarios