Negociaciones con policías federales inconformes, sin avances

Elementos retoman bloqueos en distintas vialidades y carreteras de seis entidades; este viernes se instalarán las mesas de trabajo, diálogo será permanente: autoridades
Foto: Especial
05/07/2019
08:00
Manuel Espino / AFP
Ciudad de México
-A +A

Las negociaciones entre policías federales inconformes con el proceso de traspaso a la Guardia Nacional y autoridades se mantienen empantanadas. En la jornada de ayer no hubo acuerdos, por lo que los elementos retomaron los bloqueos en vialidades como Periférico oriente y en las autopistas México-Querétaro, México-Pachuca y México-Cuernavaca.

Los agentes mantienen sus peticiones de pago del bono de operatividad y la indemnización al personal que no desee formar parte de la Guardia y exigen respeto a sus derechos laborales.

Ante ello, la desesperación, enojo y división se comenzó a percibir entre los policías federales que ya llevan dos días con la toma del Centro de Mando de la corporación.

Al no haber avances concretos en las negociaciones con sus mandos, un sector del movimiento tronó contra sus representantes y optó por exigir su indemnización inmediata porque no desean “colaborar con el gobierno federal”, al cual acusan de “maltrato y humillación”.

Cuando el policía Luis Ojeda,  representante de los inconformes, explicaba  que los elementos que no querían ingresar a la Guardia tenían lo opción del Instituto Nacional de Migración, el Servicio de Protección Federal, Aduanas, Comisión Nacional de Búsqueda, Comar, sistema penitenciario y  las Unidades de Medidas Cautelares, los elementos estallaron, ya que eso no aseguraba la preservación de sus derechos laborales.

Por tal motivo, acusaron a su dirigente de vendido y le pidieron abandonar la mesa de negociación.

Desde ese momento, la reunión se descompuso  y un grupo de policías ingresó a la sede de la División de Fuerzas Federales para exigir una indemnización.

Lo anterior obligó a que los titulares de la División de Fuerzas Federales, Raúl Ávila Ibarra,  y Benjamín Grajeda, de Gendarmería, salieran a aclarar sus dudas.

Ambos titulares les ofrecieron ingresar al Instituto Nacional de Migración, Servicio de Aduanas, Órgano Administrativo Desconcentrado, Prevención y Readaptación Social, y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, entre otras.

Además, les prometieron que les pagarían el bono de operatividad correspondiente al mes de junio.

Este viernes se instalarán las mesas de trabajo para que los elementos interesados en cualquiera de las opciones se registre, o bien el sábado revisen su tabulador para conocer sus liquidaciones.

En entrevista con EL UNIVERSAL Benjamín Grajeda afirmó que el sábado darán una respuesta sobre el tema de la indemnización  y abordarán otras peticiones.

Dijo que la mesa de diálogo será permanente, “de aquí a la liquidación total  de la Policía Federal. Se tienen que seguir atendiendo los temas que tengan los compañeros. Por ahora son divisiones y faltan otras más”.  

Por la mañana, elementos de la PF rechazaron “mano negra” en su movimiento, como dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador. Los agentes mostraron su credencial de la corporación para demostrar que no son infiltrados.

Los elementos desconocieron al activista, Ignacio Benavente Torres, quien estuvo preso por secuestro como integrante de su movimiento de protesta.

Al responder a los señalamientos del gobierno federal, Benavente Torres dijo que es “[una] guerra sucia por defender a los federales”. En entrevista, reconoció que estuvo preso y  señaló que lo están usando para desvirtuar el movimiento.

En seis estados de la República, elementos de la PF se sumaron a las protestas y el paro nacional contra su incorporación a la Guardia. El apoyo se registró en Chihuahua, Nuevo León, Sonora, Chiapas, Baja California y Oaxaca. 

Comentarios