Sin pistas de 90 mdp de ayuda extranjera para damnificados de los sismos

No existen certezas sobre el manejo de los donativos nacionales e internacionales destinados para la reconstrucción y los damnificados de los sismos de hace dos años
Foto: Edwin Hernández
08/12/2019
07:02
Juan Carlos Zavala
Oaxaca
-A +A

El senador de la República y ex militante del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Juan Zepeda Hernández, denunció la opacidad en el manejo de los donativos que recibió el Gobierno de México, y los que el propio Senado prometió para destinarse a los damnificados por los sismos de septiembre de 2017.

En un punto de acuerdo presentado por el legislador, explicó que la Mesa Directiva y Junta de Coordinación Política del Senado prometió 50 millones de pesos; sin embargo, señaló el actual presidente de la Junta de Coordinación Política, que la aportación prometida “no aparece por ningún lado", y que por ello el Senado realizaría una auditoría externa para conocer el destino de esos recursos.

        —También te interesará:
Artículo
El secretario técnico de la universidad, Enrique Mayoral, informó que las autoridades estatales no han aclarado el destino de 214 mdp asignados a la casa de estudios para la reconstrucción
 Iocifed abandona reconstrucción de edificios de la UABJO dañados por sismos Iocifed abandona reconstrucción de edificios de la UABJO dañados por sismos

A estos recursos, se suman 91 millones de pesos que el gobierno mexicano recibió de donativos en dólares americanos, canadienses y euros, de los que no se sabe cómo ni en qué se gastaron.

Juan Zepeda mencionó que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró que el Estado no garantizó que los donativos fueran entregados en beneficio de la población damnificada “porque no hubo mecanismos de control, administración ni distribución, y no hubo seguimiento al destino del dinero y, por tanto, no se pudo determinar si se utilizó de manera eficiente.”

En su evaluación de los trabajos de reconstrucción tras los sismos ocurridos en 2017, la ASF reveló en el primer informe de la Cuenta Pública de 2018, retrasos, omisiones y fallas importantes en la reparación de hospitales, viviendas y centros educativos.

Sobre donativos, fiscalizó el trabajo realizado por la Secretaría de Hacienda y la de Relaciones Exteriores, instituciones entonces encabezadas por José Antonio Meade y por Luis Videgaray, respectivamente.

“La Auditoría señaló que la falta de claridad del destino de los donativos tanto nacionales como internacionales se debió a la falta de transparencia y de coordinación entre las dependencias, de transparencia en el registro y seguimiento de los donativos. Pero no determinó ninguna responsabilidad a funcionarios, ni instruyó a que los Órganos Internos de Control o la Auditoría Superior de la Federación a que sigan investigando”, dijo.

Además, dijo que el Fideicomiso Fuerza México, iniciativa del sector privado, liderada por el Consejo Coordinador Empresarial y la fiduciaria fue una entidad pública, Nacional Financiera (NAFIN), creado para supuestamente “coordinar” y “conjuntar esfuerzos” con el gobierno, ha resultado opaco en el manejo de los recursos enviados para los damnificados.

El carácter privado del Fideicomiso “impidió que las entidades y dependencias del estado mexicano recibieran donativos, los administraran y destinaran a la reconstrucción y rehabilitación de la infraestructura pública, y dejó esa tarea al sector privado. Lo anterior evidenció la falta de un marco jurídico ordinario, en materia de donativos que permita regular los donativos que recibe el gobierno federal”, según señaló la ASF.

Detalla que la ASF señaló el trabajo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) como "deficiente, ya que no estableció bases ni lineamientos para emitir las convocatorias, recepción, administración, control y distribución de los donativos; no acreditó que se coordinó con las autoridades correspondientes, entre ellas la Secretaría de Relaciones Exteriores, y el Fideicomiso Fuerza México, para la recepción y distribución de los donativos”.

Mientras Secretaría de Relaciones Exteriores determinó que si bien dicha dependencia informó que no recibió aportaciones financieras debido a la instrucción de Hacienda, que indicó que todo se concentraría en el Fideicomiso Fuerza México y a la Cruz Roja Mexicana, se comprobó que por medio de notas diplomáticas la Cancillería tuvo conocimiento de 22 aportaciones financieras, pero no inscribió todos en el Registro Nacional de la Cooperación Internacional.

Se realizaron donativos en dinero que ascendieron a 3 millones 234 mil dólares americanos; 48 mil 494 euros; 20 millones 161 mil pesos mexicanos; 600 mil dólares canadienses y 500 mil pesos filipinos. Lo que a conversión al tipo de cambio a septiembre de 2017 sumó 91 millones 803 mil pesos.

“La dependencia sólo reportó 16 apoyos, por lo tanto no se contó con un registro de información útil y confiable sobre este tipo de donativos. Se desconoce la recepción y distribución de las aportaciones”, señaló la Auditoría.

Respecto a la ayuda internacional en especie, entre 2017 y 2018, se recibieron donativos de 18 gobiernos y organismos internacionales que correspondió a 12 mil 267 unidades, 197.8 toneladas y 31 mil 467.5 kilogramos de ayuda en especie.

De los 18 donativos, la dependencia sólo reportó 14 y nada más elaboró actas de entrega recepción para 10 donativos.

Pero los datos contenidos en ellas, como el donante, la donataria o la cantidad donada “no son sólidos con la documentación soporte. Por ello se determinó que no se contó con información útil, confiable y oportuna sobre la entrega, recepción y distribución de los apoyos lo que impidió darles seguimiento”.

“Es lamentable decir que no existen certezas sobre el manejo de los donativos nacionales e internacionales destinados para la reconstrucción y los damnificados de los sismos. Las únicas certezas que pueden señalarse son: la solidaridad de la gente frente a una catástrofe como la que vivimos, así como la irresponsabilidad que se cometió durante la pasada administración, y de diversos actores y autoridades involucradas en prevenir o mitigar estos desastres”, aseguró el senador.

Juan Zepeda presentó un punto de acuerdo para solicitar la comparecencia del titular de la ASF, para informar los resultados de las investigaciones que realizó a diversas instituciones públicas al respecto del ejercicio de los donativos recibidos, y de esta forma atender la emergencia nacional provocada por los sismos ocurridos en septiembre del año 2017.

Así también al titular del Instituto Mexicano del Seguro Social, Zoé Robledopara que informe los avances del rescate de los hospitales siniestrados por los eventos antes mencionados, particularmente del Hospital General Regional no. 25 “Zaragoza”.

Comentarios