Turistas oaxaqueños llevan más de 144 horas desaparecidos, familiares piden "prueba de vida"

Autoridades no pueden ingresar a la comunidad zapoteca donde presuntamente están retenidos porque temen un enfrentamiento; familiares contemplan buscarlos por su cuenta
Foto: Edwin Hernández/ EL UNIVERSAL
11/07/2019
03:15
Fernando Miranda
Oaxaca
-A +A

A seis días de la desaparición forzada de tres oaxaqueños en la comunidad zapoteca de San Felipe Güilá, cuando recorrían la "Ruta Caminos del Mezcal", familiares se manifestaron para pedir la intervención del gobierno estatal.  

A las afueras del Palacio de Gobierno, un grupo de al menos ocho personas, incluidas Aidee y Rocío, hermana y esposa de Everardo, uno de los desaparecidos, denunciaron que pese a que existe un Plan de Búsqueda y Rescate, a más de 144 horas de la última comunicación, ni elementos de la Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO) ni de la Policía estatal han podido ingresar a la comunidad.   

"De camino a casa quiero ser fuerte, no valiente. No quiero quedar en el olvido" y "Que no se sumen a los 43" eran algunas de las leyendas de las pancartas que portaban. 

El sábado 6 de julio Everardo Ruiz Cruz, de 34 años, José Luis Ruiz, de entre 40 y 45 años, y Mónica Zamora Guzmán de 23, originarios de Oaxaca de Juárez, acudieron a la ruta del mezcal en calidad de turistas, con la idea de comprar algunos litros de esta bebida para una fiesta familiar, pero hasta ahora no han vuelto a casa.

La última comunicación que tuvieron con sus familiares fue a las 13:00 horas del sábado, cuando a través del celular de Mónica informaron que en San Felipe Güilá una turba los perseguía porque quería lincharlos. 

Desde entonces los familiares no han tenido contacto con ninguno de los tres, desconocen si están detenidos en la cárcel municipal de esa comunidad y cuál es su estado de salud, pues en Güilá, los topiles (autoridades tradicionales) no permiten el acceso de agentes ni policías.

Según les informaron las autoridades, la madrugada del domingo, policías estatales entraron a Güilá e inspeccionaron las celdas municipales, pero no los encontraron. 

Aidee explicó que han recibido apoyo de la policía estatal y la fiscalía, quien los canalizó al área de Desaparición Forzada, pero agregó que la dependencia no ha logrado tener buena comunicación con el pueblo, en parte porque ahí se habla mayoritariamente en zapoteco.

"Ellos niegan que estén ahí, esa es la preocupación como familia, que el pueblo lo niega", señaló Aidee. 

Los familiares; sin embargo, señalaron que como parte de las indagaciones de la fiscalía se obtuvieron las sábanas de ubicación de los celulares, lo que da certeza que los viajeros se encuentran ahí. 

"Sabemos que están ahí, pero no dejan ingresar al pueblo. La fiscalía ya tiene toda la investigación, tiene la hora de llamada, diciéndonos que les querían pegar", agregó Rocío. 

Explicó que aunque ya se tiene el Plan de Búsqueda, la fiscalía aún no ingresa para evitar una confrontación con la comunidad. 

Inicialmente el Plan de Búsqueda y rescate se llevaría acabo el día martes a las 8 de la mañana, pero por decisión de la Secretaría General de Gobierno (Segego), fue cancelada. 

"Esa la explicación que nos están dando, que están en espera de que Secretaría de Gobierno (estatal) agilice eso y ellos entran. Entendemos la parte de ellos, que no quieren que haya confrontación, muertos en el pueblo y muertos aquí, pero ya es desesperante. Tenemos por su vida", agregó.

Señalaron que también se les explicó que en las tierras de esa comunidad existe presencia del crimen organizado, por lo que la incursión de rescate podría entenderse como un operativo y terminar de forma violenta.

Ante esa situación, los familiares piden "una prueba de vida", y cuestionaron que si la comunidad no los tiene retenidos, por qué impiden el ingreso de las autoridades. 

"Si cometieron algún delito, que paguen como marque la ley, pero que no se hagan justicia por sus propias manos". 

La desaparición de los turistas, o su posible retención, se complica porque en San Dionisio Ocotepec, una comunidad vecina, pobladores mantienen retenidos a trabajadores de una antena, hasta que se presente el supuesto dueño de un predio. 

Las familiares señalaron que antes de llegar a Güilá, Everardo, José Luis y Mónica recorrieron otros pueblos, y llegaron a esa comunidad con la idea de adquirir mezcal, que es "altamente recomendado".

Ante la desesperación, los familiares se plantean la posibilidad de entrar por su cuenta, pero aseguraron que si ni los elementos policiales ingresan por seguridad, nada garantiza la de ellos, por lo que exigen la intervención de Segego y pruebas de que los desaparecidos siguen vivos. 

"Ya recurrimos a todas las instancias, qué más podemos esperar. Pedimos al señor gobernador que nos apoye en esta búsqueda. Son muchos días sin saber si siguen con vida", suplicó Rocío Flores, la esposa de Everardo. 

Por estos hechos la Fiscalía General abrió la carpeta 23012/FVCE/Tlacolula2019 por el delito de desaparición y la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca el expediente DDHPO/(24)/OAX/2019 por posible violaciones a los Derechos Humanos de parte de las autoridades municipales de Güilá. Con información de Edwin Hernández 

Comentarios