Piden para saxofonista oaxaqueña traslado a hospital privado

Servicios de Salud del estado ofrecen el Instituto Nacional de Rehabilitación; abren petición en Change.org para apoyarla con su tratamiento
13/12/2019
08:05
Christian Jiménez
Oaxaca
-A +A

Luego de  los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) ofrecieran trasladar a al Ciudad de México a María Elena Ríos, la joven de 26 años atacada con ácido hace tres meses, su familia pide que sea atendida en hospital privado como el Hospital ABC o el Hospital Español.

De acuerdo con la familia, a la joven se le ofreció ser trasladada al Instituto Nacional de Rehabilitación de la Ciudad de México; sin embargo, temen que en ahí no exista la atención ideal que María Elena requiere para su recuperación.

Los familiares explican que de acuerdo a lo que han indagado el centro médico a donde trasladarían a la joven, sólo se especializa en rehabilitación, mientras que María Elena requiere cirugías y tratamiento integral a las lesiones que el ácido causó en varias partes de su cuerpo.

Añaden que, por medio de organizaciones radicadas en la capital oaxaqueña, han tenido el conocimiento de casos y testimonios donde las víctimas aseguran que dicho hospital no cuenta con los servicios necesarios.

Aseguraron que el titular de los SSO, Donato Casas Escamilla, ha estado en contacto con la familia para informar sobre la oferta; sin embargo, manifiesta que de trasladar a María Elena a la capital del país, el gobierno no podría garantizar el apoyo solicitado para los padres de la joven.

Desde el día del ataque, los padres de María Elena, originarios de Huajuapan de León en la refion Mixtca, han tenido que costear todos los gastos de su estancia en la capital de Oaxaca y ahora tendrían que buscar un lugar para hospedarse, pues tras el ataque que sufrió su hija, tuvieron que abandonar por completo su hogar y sus actividades económicas.

En la ciudad de Oaxaca, la familia de María Elena se hospeda en un albergue por gestión de las autoridades; sin embargo, hasta hoy es incierto si el apoyo continuará en la CDMX, a pesar de que se requieren mayores gastos.

“Sabemos que no es obligación del gobierno local asumir todos los gastos; sin embargo, nos hemos enfrentado a diferentes anomalías en el proceso legal que se inició tras la agresión y las autoridades se comprometieron a brindarnos todo el apoyo posible”, lamentan los familiares, y considerados también víctimas indirectas del primer ataque con ácido en la entidad, quienes, además, temen por la integridad de María Elena y de toda la familia.

Este miércoles, durante las interlocuciones con Casas Escamilla, el funcionario  manifestó que para el traslado, no existe la posibilidad de que María Elena viaje en una ambulancia aérea para traslados, pues la que pertenece al gobierno estal, está en mantenimiento.

Ante ello, Ana Vásquez Colmenares, titular de la Secretaría de la Mujer Oaxaqueña (SMO), ofreció el traslado a través de la empresa en la que labora uno de sus familiares.

"No queremos que digan que no queremos aceptar la ayuda, estamos buscando lo mejor para María Elena y su recuperación, pues lo que estamos viviendo no es fácil”, argumentan.

Asimismo, denuncian que hasta que EL UNIVERSAL dio a conocer que había deficiencias en la atención médica a la joven, no había un expediente integrado para su traslado, éste se armó el miércoles, poco antes del primer ofrecimiento de viajar a CDMX para brindar atención a María Elena, quien hasta hoy, continúa en el Hospital Civil.

En tanto, una empresa dedicada a la reconstrucción de tejidos, ofreció ayuda a la familia para tratar el caso; la propuesta se analiza, no obstante, señalan que la joven requiere procedimientos más complejos que la reconstrucción de tejidos y es por eso que solicitan el traslado a un hospital particular especializado.

Ayer, usuarios de las redes sociales iniciaron una petición a través de la plataforma Change para juntar firmas a fin de garantizar la atención de María Elena. “Nosotros hemos recurrido a autoridades federales, pero también hemos sido ignorados”, lamentan familiares.
 

Comentarios