Se acaba la paz en Huautla; buscan a 12 desaparecidos

Habitantes consideran como algo histórico estos casos; familiares de las víctimas atajaron a AMLO; acusan omisión de autoridades
Foto: Edwin Hernández/ EL UNIVERSAL
22/08/2019
06:55
Alicia Pereda Martínez
Huautla de Jiménez
-A +A

Fue un lunes cuando la violencia echó semilla en Huautla de Jiménez, llegó entre hombres armados. Por primera vez en la historia de esta tierra mazateca, el 9 de octubre de 2017, un comando  ingresó   a plena luz del día y asesinó a dos personas. 

A casi dos años de distancia, este municipio ha acumulado al menos 12 desaparecidos, a cinco de ellos se los llevaron entre junio y julio pasados. La mayoría de las víctimas eran hombres jóvenes.

El miércoles 14 de agosto, también por primera vez, en este Pueblo Mágico se escuchó la consigna  de las madres que buscan a los suyos: “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”. Hombres y mujeres marcharon por para exigir un alto a la inseguridad. No fue una nutrida concentración, pero sí algo histórico.

—La gente nos veía desde sus ventanas y nos enviaba  mensajes de apoyo, aquí hay mucho miedo,  por las personas que se han llevado,  los robos e incluso, algunos comerciantes han comenzado a hablar de extorsiones,  dice Vicente Cerqueda, uno de los organizadores de la marcha, quien no sabe nada de su hermano Juan desde   junio.

Las exigencias de justicia y paz social se acrecentaron con la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien el viernes pasado acudió a este municipio de la Cañada para realizar un “diálogo con la comunidad del Hospital Rural Huautla de Jiménez”.  

En las principales vialidades del municipio y lugares públicos, familiares de los desaparecidos colocaron lonas con sus rostros, con el objetivo de que el ejecutivo federal volteara a verlo.

Sin embargo, el acceso al evento oficial fue restringido, a penas  pudieron “corretear su camioneta” y entregarle un escrito.

En este contexto, familiares de las víctimas de desaparición han acusado malos tratos, omisiones y retrasos por parte  de las autoridades municipales y estatales, para apoyarlos en la búsqueda de los suyos. 

Mientras, en el ayuntamiento, que desde 2017 dirige el morenista Óscar Peralta Allende, señalan que cada uno de los casos de desaparecidos ha sido atraído por la Fiscalía General del Estado, aunque aún no hay resultados.

—Nosotros estamos coadyuvando a las investigaciones, las familias tienen un trato directo con la fiscalía (...) El mayor número de desapariciones fue este año, indica Peralta Allende en entrevista con EL UNIVERSAL.

Jóvenes y en el centro. Fue alrededor de las 9:45 de la noche cuando el contador público Juan Cerqueda desapareció. Un grupo de desconocidos lo abordó en el centro de Huautla. Se lo llevaron con todo y su vehículo particular.

—Por la noche, mi hermano se dirigía a descansar, pero antes pasó a ver a mi  padre a su negocio. Él fue la última persona que lo vio (…) Juan era una persona de bien, ha trabajado en administraciones,  empresas y hasta el gobierno del estado.

Al recordar  detalles de la desaparición de su hermano, Vicente señala que, tras el desinterés por el caso, se dirigió a la ciudad de Oaxaca y  pudo hablar con el fiscal general  Rubén Vasconcelos. Este acto, que tuvo proyección en los medios estatales, generó que padres de otros desaparecidos comenzaran a organizarse.

Hasta ahora, explica, conocen al menos 12 casos de desaparición forzada, 10 de 2019 y dos de 2018; sin embargo, no por todos existe una carpeta de investigación.

—Denuncias ante la fiscalía  general hay ocho. Hay cuatro casos más, que se presentaron este año, pero las familias tienen miedo a denunciar, son personas muy sencillas,   que han sido amedrentadas también de otras formas.

Al recopilar los testimonios  de las personas que han desaparecido,  los familiares han comenzado a construir un perfil.

—Se trata de hombres, en su mayoría jóvenes, que son sustraídos justo en el centro de la cabecera municipal. Todos son personas sin antecedentes de alterar el orden, gente trabajadora que no recibió amenazas previas, refiere Vicente. 

Hierba  mala. En los últimos tres años, la semilla de la violencia ha hecho brotar cizaña  en tierra de productores de café y maíz.   De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en 2015 no existen reportes de prácticamente ningún delito.

Fue en 2016 cuando por primera vez se registraron seis homicidios dolosos y feminicidios, para 2017 fueron 10. En lo que va del presente año, se han contabilizado cuatro.  Ante la inseguridad,  las autoridades también consideran que la ubicación geográfica del municipio los pone en desventaja.
—En Huautla tenemos  un problema y es la cercanía con dos vías federales: la que va a Tuxtepec y la que se dirige a Tehuacán, por otro lado. Son zonas muy violentas, señala el presidente municipal

Comentarios