Con serenatas y poesía, tocan el corazón de abuelos confinados durante pandemia

La organización Una Mano para Oaxaca idearon una acción para alegrar el día con música, poemas, cuentos y mensajes, a través de una bocina solidaria

Con serenatas y poesía, tocan el corazón de abuelos confinados durante pandemia
Foto: Roselia Chaca
Sociedad 06/05/2020 09:55 Oaxaca Actualizada 09:55

Asunción Ixtaltepec, este pueblo zapoteca del Istmo de Tehuantepec tiene una tasa de natalidad muy baja: en 2018 tuvo sólo 100 nacimientos, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística Geografía (Inegi). Es considerado un pueblo de ancianos, muchos de sus jóvenes han emigrado, por lo que la pandemia de coronavirus, ha dejado al desnudo la vulnerabilidad de este sector, que son los transmisores de los conocimientos ancestrales y los oficios de los zapotecas a las nuevas generaciones.

Además del riesgo que implica el nuevo coronavirus a las personas de la tercera edad, tienen que lidiar con el estrés que les provoca las noticias que escuchan en la televisión y la radio sobre la enfermedad, por eso un grupo de mujeres de la organización Una Mano para Oaxaca idearon una acción para alegrar el día con música, poemas, cuentos y mensajes, a través de una bocina solidaria.

La bocina se coloca en un vehículo o un mototaxi y recorre las secciones de la comunidad llevando mensajes de aliento y motivación, principalmente a los abuelos guardianes del pueblo que están encerrados en sus casas, casi siempre solos, y que en pocos días cambiaron drásticamente sus costumbres de movilidad.

whatsapp_image_2020-05-06_at_09.39.07.jpeg

Foto: Roselia Chaca

“Esta bocina solidaria lleva palabras de aliento, de alegría a los abuelos que viven con miedo porque son personas altamente vulnerables y, al estar ‘bombardeándolos’ todos los días y a cada hora de que pueden morir durante esta pandemia, entran en una gran depresión, que les baja las defensas, así que para motivarlos llevamos hasta sus casas música, poesía, narrativa”, comentó la activista Perseida Tenorio Toledo.

 Al principio, el material que transmitían era enviado por personas de lugares fuera del Istmo, pero ha tenido tanto éxito el proyecto que la misma comunidad empezó a participar enviando sus aportaciones musicales y mensajes, además de artistas de la región  que contribuyen con  sus textos y audios.

Pero la bocina solidaria no es el único proyecto que impulsan estas jóvenes, sino  también la soberanía alimentaria con los huertos de traspatio, en los cuales se busca el rescate de la siembra familiar que ya se perdió, pero que en estos tiempos se convierte en una opción viable para sobrevivir sin salir de casa.

“Esta pandemia y crisis, aunque comenzó con el terremoto, nos deja la enseñanza de que es necesario y urgente retomar la tierra, sembrar en nuestros grandes patios, retornar a las practicas comunitarias que nos daban independencia alimenticia. 

“Mucho tiempo nos hicieron creer que eso era obsoleto, que lo moderno y los supermercados eran lo mejor y hoy se demuestra que no. Aquí, los abuelos nos pueden enseñar cómo volver a estas prácticas que les daba de comer sanamente, por esa necesidad de protegerlos y mantenerlos motivados porque aún tienen mucho que enseñarnos, aun desde el confinamiento”, explicó la joven activista de Ixtaltepec.

whatsapp_image_2020-05-06_at_09.39.06.jpeg

Foto: Roselia Chaca

Una Mano para Oaxaca también promueve el proyecto ‘Mi fruta, mi pueblo’, que son talleres donde se enseñan técnicas de conserva para elaborar mermeladas, frutos deshidratados y compostas con las frutas que se cosechan en los patios, pero, al no poder realizar las clases presenciales, idearon los cursos en video que se distribuyen en cinco comunidades del Istmo, como Santiago Laollaga, Guienagati, Ixtaltepec, Ciudad Ixtepec y Chuihuitan.

Por último, promueven la medicina tradicional, compartiendo las propiedades y beneficios de las plantas que también se pueden sembrar en los patios, aquí se cuenta con los conocimientos de los ancianos del pueblo que resguardan la sabiduría que heredaron sobre las plantas medicinales.

“La crisis también desencadenó que los abuelos compartieran sus conocimientos, decidieron no dejar morir lo que saben, como sus oficios y sus actos de solidaridad. Fue así que, desde el Centro Cultural de Artes y Oficios Tradicionales, decidimos replicar esas prácticas en toda la comunidad, sobre todo a los jóvenes”, argumentó Tenorio Toledo.

Una Mano para Oaxaca es una asociación civil que nació después de 2017 y está conformada por mujeres que contribuyen a reactivar la economía a través del fortalecimiento del tejido social istmeño, mediante tres pilares: reconstrucción de hornos tradicionales, talleres productivos y de sanación en el centro comunitario, así como la elaboración de la primera ruta turística de oficios tradicionales de la zona.

Comentarios

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

Estas son algunas actividades que puedes hacer en Zipolite en tiempos de Covid-19

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo