Comunidad cultural lamenta la muerte de Francisco Toledo

Ha sido calificado como "un gigante travieso, hostil a la fama, fiel siempre a su chisporroteante imaginación"
Foto: Archivo/ EL UNIVERSAL
06/09/2019
12:13
Redacción
Ciudad de México
-A +A

La comunidad cultural lamentó la pérdida de Francisco Toledo, autor de miles de pinturas, gouaches, acuarelas, dibujos, cerámicas, esculturas, fotografías, gráficas, diseños e ilustraciones; cuya obra y legado tiene "una dimensión planetaria", y se le ha reconocido como un "inventor de espacios para la libertad creativa", y ha sido calificado como "un gigante travieso, hostil a la fama, fiel siempre a su chisporroteante imaginación".

Para el crítico de arte Cuauhtémoc Medina,  uno de los artistas de México más reconocidos, quien falleció esta noche en Oaxaca, fue un creador que se propuso, como pocos, aportar al cambio de la sociedad para tener un país mejor. "Fue una persona que entendió que el espacio de la cultura era el lugar común donde podíamos residir y produjo imágenes para crear ese mundo mejor, y creó instituciones para que pudiéramos compartir nuestras voces y nuestras fantasías y nuestros deseos", dijo.  

La obra del creador de proyectos vivos que involucran cultura, arte, ecología, cine, libros, artesanía, tiene una "multidimensionalidad que escapa al cajón de esta nación".

"Francisco Toledo tiene una dimensión planetaria, su trabajo como inventor del espacio cultural de Oaxaca va a hacer un ejemplo para todo lo que hagan las siguientes generaciones, quienes tendrán que tratar de generar espacios que merezcan ser vividos. Personalmente me duele mucho su partida, lo vi como un gran referente. Lo que él hizo sucedió a pesar de que ni la esfera política ni el país, pudieron acompañar esa manera de hacer efectiva una esperanza", añadió Medina.

De acuerdo con Juan Coronel, quien realizó la investigación junto con el artista del catálogo "Francisco Toledo. Obra 1957-2017”,  el creador dio un gran impulso no sólo a su quehacer artístico, sino también  a generaciones de artistas y colocó a Oaxaca como uno de los centros mundiales de la creación. "El Centro de las Artes de San Agustín Etla, el primer museo que hizo en Juchitán en los años 70 detonó la cultura en prácticamente todo el Estado. Pocos animadores como él, fue un autor social con una clara idea de lo que estaba aconteciendo en el país. La biblioteca de arte que dejó en Oaxaca es fundamental, es algo que se tendría que repetir en toda la República Mexicana. No estaba alineado y por eso logró crear espacios de libertad creativa, eso fue fundamental y esperemos que se conserve, él nos hizo ver que no podíamos estar pendientes de las acciones del Estado, es decir, deslindarnos del Estado, hacer las cosas pese a ello", dijo.

El artista Manuel Felguérez dijo estar sorprendido por el fallecimiento de su colega Francisco Toledo. “El fallecimiento de Toledo es la pérdida en el mundo de la plástica más fuerte que pudo tener México. Van a pasar muchos años en que surja otra persona de su calidad”, indicó Felguérez.

Con respecto a la técnica de Toledo, Felguérez comentó que  fue inventor de técnicas y para ello tomó en cuenta un poco la sensibilidad de su mundo. "Él recorría varios pueblos y en cada lugar al que iba, retomaba la técnica, no la copiaba, sino que la transformaba y creaba sus formas a partir de técnicas heredadas”, señaló Felguérez.

Para la periodista y escritora Angélica Abelleyra es una pérdida enorme para este país y para el mundo del arte, para Oaxaca, para su familia, para mucha gente porque “era un hombre muy valioso, no nada más artista sino un ser humano muy valioso, creo que hay pocos artistas que sean tan congruentes con su trabajo personal y con el trabajo público”.

La autora de “Se busca un alma”, un libro biográfico de Toledo, relató que durante un año ella platicó con él casi a diario “no fue fácil, porque también era un hombre muy exigente, muy quisquillosos, me regañaba a diario pero era muy generoso en enseñar sin asumirse como maestro”.

Describe a Francisco Toledo como un personaje poliédrico, con un caleidoscopio muy rico, un hombre que combinaba muchos saberes. “Toledo tuvo esa enorme capacidad de transformar lo que él veía con las manos y con las palabras, aunque era un hombre de muchos silencios se transformó para encabezar muchas luchas, él sentía que era un compromiso”.

Abelleyra indicó que Toledo era bastante descreído de todo, incluso descreía de él mismo “estaba siempre a disgusto con todo, con todo lo que él hacía, con la realidad política, era bastante estricto con su propio trabajo. Muy inconforme y creo que esa parte autocrìtica todo deberíamos aprenderla”.

En redes sociales la comunidad cultural también lamentó la muerte del autor de obras insertadas en el entorno natural, en las historias familiar y social, desde lo vivido enJuchitán y Veracruz, hasta Oaxaca e incluso París, a donde llegó en 1960.

El escritor Emiliano Monge, indicó: "Que lo lleven ciento ochenta papalotes, a donde los murciélagos ya lo andan esperando. Acá en la tierra deja un país distinto al que encontró: de ese tamaño es la obra y el trabajo de Toledo".

El historiador Enrique Krauze lo consideró como el artista plástico "más notable de nuestro tiempo. Llegó a la última capa geológica del ser mexicano, y la vertió en su pintura". Martín Solares, destacó que el  Centro de las Artes de San Agustín Etla es uno de los más ambiciosos centros culturales con que cuenta este país. Y surgió en buena medida de la generosidad de un pintor, Francisco Toledo (y una arquitecta, Claudina López).

La bailarina Elisa Carrillo consideró que el arte mexicano está de luto y que Toledo es"un gran ejemplo e inspiración para todos los mexicanos".

Mientras que la escritora Carmen Boullosa lo consideró un "artista único en todos los sentidos". Para Julio Trujillo, Toledo fue "un genio creativo, un gigante travieso, hostil a la fama, fiel siempre a su chisporroteante imaginación".

El cantante Miguel Bosé expresó en Twitter: "Otro grande se nos fue. Nos deja mucho, mucho, mucho. ¡Adiós, querido Francisco!".

El escritor mexicano Juan Pablo Villalobos compartió que  Toledo fue "un artista genial que, por si fuera poco, nos legó su biblioteca y creó uno de los lugares más bellos del mundo, el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca".

Margo Glantz recomendó visitar la  última exposición de Toledo en el Museo de las Culturas Populares de Coyoacán, a la que calificó como "extraordinaria". Y añadió: "Mueren los valiosos y proliferan los mafiosos".

Comentarios