“Me aislé de mi hija y de mi madre, celebraremos por videollamada”: enfermera de Covid-19

Marisol Ramírez, enfermera de 32 años que atiende a pacientes de coronavirus celebrará el Día de las madres por videollamada
“Me aislé de mi hija y de mi madre, celebraremos por videollamada”: enfermera de Covid-19
Foto: Cortesía
10/05/2020
11:49
Christian Jiménez
Oaxaca
-A +A

Oaxaca de Juárez.- Marisol Ramírez Quero tiene 32 años y desde que era adolescente descubrió su vocación en la enfermería. La decisión de ayudar al bienestar y la salud de los demás la motivó a, desde hace 11 años, prestar servicio médico y combinar sus roles de mamá y enfermera.

Sin embargo, en estos días de pandemia, se verá obligada a permanecer lejos de su hija y su mamá el Día de las Madres, pues trabaja en la primera línea de contacto de Covid-19 y reconoce el riesgo latente de un contagio.
 “A lo largo de 11 años, he pasado por muchas situaciones. En lo personal, me gusta la capacitación, la docencia y la investigación; además del ramo hospitalario. Hoy, con la pandemia de coronavirus, se viven momentos difíciles que me han orillado a alejarme de mi familia por el riesgo de poderme contagiar”, apunta.

Marisol labora como enfermera en el Hospital Presidente Juárez, del ISSSTE, uno de los 25 en Oaxaca que presta atención médica a pacientes con diagnósticos positivos de coronavirus

Aunque la contingencia es difícil para los trabajadores de la salud, Marisol está segura de que la empatía hacia sus pacientes es primordial en su profesión.

Los riesgos, apunta, se agravan porque la población del estado no respeta las medidas de prevención señaladas en la Jornada de Sana Distancia y no se ha quedado en casa, pese a que estamos en el pico de contagios por Covid-19

“Eso hace cuestionarme si vale la pena el sacrificio de no ver a mi familia (...) porque veo a mucha gente que cree que no pasa nada”, apunta Marisol, manifestando su preocupación ante los crecientes ataques al personal médico, por lo que ha optado por usar su uniforme sólo durante su jornada laboral.

whatsapp_image_2020-05-10_at_11.21.11_1.jpeg

Foto: Cortesía

En las últimas semanas, Marisol ha experimentado sentimientos encontrados al entrar en el área designada para atender pacientes enfermos por este nuevo coronavirus en el nosocomio: “Entras con energía y sientes esperanza de poder ayudar a tus pacientes; sin embargo, temes que la ayuda no sea suficiente”, lamenta. 

Las jornadas en el área son de al menos cuatro horas, en las que el personal médico debe usar trajes de protección, sin poder comer, ir al baño o tocarse el cuerpo.

“Así como yo, que soy enfermera, hay muchas mujeres que son madres y también personal médico que optamos por aislarnos de nuestra familia, a pesar de no tener síntomas, por los riesgos que nuestra labor implica”, reafirma.

Por ello, desde que inició el periodo de cuarentena y con ello su labor en áreas de riesgo, Marisol decidió quedarse sola en casa, para proteger a su familia y así demostrarles su amor y preocupación: “Ejercemos una profesión que está fundada en el amor y el respeto”, refiere.

whatsapp_image_2020-05-10_at_11.21.11_2.jpeg

Foto: Cortesía

Desde entonces, Marisol se comunica a diario con su hija a través de videollamadas, diciéndole que se cuide, ya que así faltará cada vez menos para volverse a ver. 

Al respecto, la enfermera apunta  que, aunque la distancia de su familia hace difícil su día a día, su hija reconoce en ella a una heroína que está ayudando a las personas a sanar: “Ella me dice, ‘eres mi mamá héroe’, y eso me motiva a continuar trabajando”, señala Marisol, que también asegura que su hija comprende totalmente las acciones que realiza en su trabajo y expresa convencida que cuando todo termine podrán estar juntas, y ella volverá a la escuela también.

Convencida de que el aislamiento es la mejor medida para proteger a quienes ama, Marisol festejará este 10 de mayo trabajando y sólo mantendrá contacto telefónico con su hija y su madre, pues comenta que el mejor regalo que las mujeres pueden recibir este día es “el cuidado a nuestros niños, quienes son los más vulnerables en esta pandemia; verlos sanos es una bendición, un regalo que debemos cuidar y disfrutar.  Valoren el regalo que muchas mujeres, como yo, estamos haciendo en este día”. 

“El amor como madre y como hija se manifiesta día a día; para mí, saber que mi pequeña y mi mamá están bien es motivo de celebración”, finaliza la heroína de la salud.

Comentarios