“Mujeres istmeñas, lección solidaria”

Para la poeta Natalia Toledo, las zapotecas son una especie de heroínas anónimas que construyen y alimentan a cientos de familias sin esperar aplausos, agradecimiento o dinero

Mayra López considera que el papel que han jugado las mujeres istmeñas es relevante para reconstruir la identidad de los zapotecas. (ROSELIA CHACA. EL UNIVERSAL)
Sociedad 11/12/2017 16:04 Roselia Chaca Actualizada 16:57

Para la poeta Natalia Toledo, que forma parte del Colectivo Binni Birí, un grupo de niños y jóvenes que se creó para brindar ayuda humanitaria a los pueblos damnificados del Istmo, las zapotecas  son una especie de heroínas anónimas que construyen y alimentan a cientos de familias sin esperar aplausos, agradecimiento o  dinero. Lo hacen, explica,  porque son solidarias.

La escritora bilingüe considera que las cocinas comunitarias y sus cocineras son  la gran lección de solidaridad que tuvieron los pueblos del Istmo de Tehuantepec, en especial Juchitán, con más de 50,  tras  los sismos del 7 y  23 de septiembre.

“El trabajo que realizaron las cocineras, en su mayoría mujeres maduras y jóvenes, fue muy importante porque la gente del Istmo no está acostumbrada a comer  enlatados, salvo en ocasiones específicas. Muchos integrantes de las familias perdieron sus trabajos porque los edificios en que laboraban se cayeron o dañaron fuertemente con los  temblores”, explica.

Recuerda  que su padre, el artista  Francisco Toledo, abrió con el apoyo de la sociedad civil las cocinas comunitarias inmediatamente, después de los temblores para que las personas más necesitadas tuvieran qué comer.

“Las cocineras comunitarias dejaron sus trabajos de casa o comercio no sólo para cocinar para sus familias, sino también cocinaron para los habitantes de su barrio; se entregaron en cuerpo y alma todos los días a un trabajo arduo, solidario y gratuito. A más de tres meses de ser abiertas siguen funcionando porque las necesidades en los pueblos persisten”, dice.

Para la académica zapoteca Mayra López Pineda,  la participación de las mujeres en la reconstrucción de los pueblos del Istmo  es  fundamental, pues son ellas  quienes se han encargado de las cocinas comunitarias, la provisión de víveres a sus familias, la organización de los albergues junto con sus vecinos, así como de la gestión de los créditos que otorga el estado para  la reconstrucción de las casas colapsadas.

“Se han movilizado por diversas partes del país para reactivar la economía de la región, participando en  ferias artesanales, donde ponen en venta los  productos de la región. Es indudable que el papel que históricamente han jugado las mujeres istmeñas seguirá siendo relevante  para mantener y reconstruir nuestra historia e identidad como pueblos zapotecas”, dice.

La mujer zapoteca se ha hecho famosa a través de su representación en   fotografías, pinturas, filmes y textos de artistas que se han  enamoraron de la presencia de ellas en los espacios públicos, señaló la académica.

Las mujeres istmeñas, destacó, tienen una   personalidad de hierro que  ha contribuido en  la reconstrucción; ahora es cuando  se dejan ver más fuertes que nunca.

Comentarios

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

Estas son algunas actividades que puedes hacer en Zipolite en tiempos de Covid-19

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo