Peligra cosecha de sorgo; no se aseguraron cultivos

Productores del Istmo enfrentan crisis jamás  registradas en 20 años. Sequías, plagas y excesivas lluvias tardías mermaron las cosechas

Foto: Archivo EL UNIVERSAL
Sociedad 13/11/2019 01:49 Alberto López Actualizada 07:32

A Claudio se le quiebra la voz al explicar que de las 50 hectáreas de sorgo que sembró junto con su familia la mitad se siniestró, primero por la sequía, después por las plagas del gusano cogollero y el pulgón amarillo, y al final  por  las excesivas lluvias que llegaron tarde: “Estamos en una situación de emergencia”, dice.

Como Claudio Corres, unos 5 mil productores de sorgo del Istmo de Tehuantepec enfrentarán severas pérdidas económicas como nunca había ocurrido en los últimos 20 años, aunque desde la temporada 2017 ya venían resintiendo los efectos nocivos de las plagas, la sequía y las  excesivas lluvias tardías.

La tragedia de los sorgueros se constata en los campos donde el grano quedó ennegrecido como si alguien hubiera prendido lumbre a la panoja sostenida por un débil tallo de hojas carcomidas por las plagas que se doblan ante el soplido del viento. A muy pocos campesinos les alcanzó el dinero para comprar un seguro y protegerse de pérdidas.

Entristecido,  Claudio revela que para sembrar una hectárea de sorgo gastó 3 mil 600 pesos, entre la compra de semillas, el barbecho, la rastra y la siembra; más la compra de insecticidas para combatir las plagas, fueron 5 mil 700 pesos por cada hectárea donde esperaba cosechar una tonelada y media.

A Claudio, como a la mayoría de los sorgueros,  no le alcanzó para  asegurar su cultivo.

s3.jpg
Foto: Archivo EL UNIVERSAL

Hace un año, con el apoyo del gobierno federal, cada campesino productor de sorgo pagaba 162 pesos para comprar un seguro por hectárea, ahora, explica  María Teresa Santiago Desales, dirigente de un grupo de sorgueros, sin el apoyo del gobierno el seguro cuesta 675 pesos.

De acuerdo con cifras de los productores, en el Istmo de Tehuantepec se sembraron 20 mil hectáreas de sorgo, con un promedio de rendimiento de tres toneladas por hectárea, esperaban cosechar para fines de noviembre unas 60 mil toneladas del grano, el cual se procesa para producir alimentos para el ganado.

No obstante, no será posible cubrir esa meta debido a las malas condiciones climatológicas y  a las plagas, muchos productores tienen un promedio de rendimiento por hectárea de una tonelada y media, como el caso de  Claudio, quien, de las 50 hectáreas que sembró, sólo cosechará  en la mitad y obtendrá 38 toneladas.

De acuerdo con estimaciones de  María Teresa Santiago Desales, de las 20 mil hectáreas sembradas de sorgo solamente se salvarán alrededor de  5 mil hectáreas.

“Es la primera desde los últimos 20 años, que enfrentamos una situación tan grave como la que estamos viviendo los sorgueros”, explica.

Pérdidas similares en 2015. En el año 2015, recuerdan los productores, se perdieron unas 26 mil hectáreas de sorgo, también por los mismos problemas. Primero por la sequía, después por las plagas y luego por las excesivas lluvias. Desde entonces,  no han logrado recuperarse y para esta temporada las pérdidas serán millonarias.

Los productores de sorgo van a solicitar que las autoridades estatales y federales que  elaboren un programa que compense las pérdidas económicas y que para la próxima temporada de otoño-invierno cuenten con el apoyo para combatir las plagas. “Mi familia y yo, aún con todo y pérdidas, vamos a seguirle apostando al campo. No hay de otra”, dice  Claudio.

El descenso en la producción del sorgo afectará a la ganadería del Istmo de Tehuantepec porque escaseará el grano para que se procese el alimento animal y seguramente, sin pastura en los potreros, se elevará el precio de la carne y de sus derivados como la leche, el queso y la crema, advierte el presidente de los ganaderos, Jorge López Guerra.

“Como sector ganadero también vamos a buscar a las autoridades estatales y federales para que juntos busquemos una ruta que favorezca a la producción de sorgo y que también impulse el desarrollo de la ganadería, porque no olvidemos que el Istmo de Tehuantepec concentra la mitad del hato ganadero de la entidad oaxaqueña”, advierte López Guerra.

       —También te interesará:

Comentarios

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

¿Qué hacer en la playa nudista de Zipolite, Oaxaca?

Estas son algunas actividades que puedes hacer en Zipolite en tiempos de Covid-19

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

¿Cuándo y cómo regresarán a clases presenciales?

Como el número de casos de Covid-19 han disminuido, las autoridades comienzan a estimar la vuelta a clases presenciales

Fiambre potosino, platillo típico de la capital del estado

Esta preparación es típica de la región; el platillo contiene carne de pollo, de res y de cerdo